Tres estudiantes universitarios de Barcelona presentaron un proyecto llamado ‘Bioo’, una tecnología capaz de convertir la fotosíntesis de las plantas en una fuente continua de electricidad.

El prototipo creado inicialmente consiste en una planta colocada en una maceta que permite cargar un celular. Su objetivo es ir más allá, puesto que los paneles vegetales generarían electricidad que podría usarse más allá del ámbito doméstico. Según explicaron en el Mobile World Congress de Barcelona, el sistema genera una potencia de 3 a 40 vatios por metro cuadrado, a partir de unos paneles vegetales y una batería biológica que aprovecha los residuos energéticos que las plantas expulsan al no necesitarlos.

Podés mirar el video de cómo funciona Bioo en este link.