Los grandes productores rurales tienen herramientas para hacer valer sus deseos, por ser grandes contribuyentes y tener amistades aceitadas con la dirigencia política, cuando les tocan sus áreas de cultivo adoptan una actitud ofensiva, esto es lo que está viviendo una familia de Rauch que denunció a un conocido productor por sus continuas fumigaciones cerca de su casa, logrando frenarlas. Ahora desde el Ejecutivo municipal quieren desalojar a esta familia de la casa en donde viven.

Se trata de una pareja de trabajadores municipales que cumplen funciones de cuidadores de una residencia donde se intenta ayudar a las personas a superar sus adicciones. El Centro de Día se llama “Villa Chillihue”, allí vive esta pareja con sus dos hijos. El lugar está en las afueras de la ciudad cabecera del partido, en un área rural. La denuncia por fumigaciones fue hecha en el Comando de Prevención Rural, el avión pulverizaba veneno a una distancia menor a diez metros.

La familia, que vive allí desde el año 2012, logró frenar las fumigaciones, pero días después el Jefe de Gabinete municipal, Gustavo Palazzo le informó verbalmente a la pareja que debían abandonar la casa en forma inmediata. Cuando le preguntaron el por qué, el dirigente argumentó que la casa se iba a usar para otro fin.

Los vecinos del pueblo conocen muy bien cómo suceden estas cosas y no son pocos los que piensan que el propietario del campo que fue denunciado, usó algunas influencias para agilizar rápidamente el desalojo de esta familia.

El Intendente de Rauch es Maximiliano Suescun (Cambiemos) y concejales de la oposición que habrían tenido una reunión con el Jefe Comunal para tratar la situación de esta familia les comunicó que la pareja de cuidadores no sería tenida en cuenta para el supuesto futuro destino que tendría esa casa. Según el Intendente allí funcionaria una huerta comunal. Ahora bien: nadie habló acerca de qué posición tomarán sobre las fumigaciones de este productor. Sea una con una familia o una huerta la presencia de agrotóxicos es completamente incompatible.

Desde ATE aseguraron que van a resistir el desalojo de la familia. El Delegado local Domingo Porrazzo comentó que los abogados de la seccional Ayacucho están trabajando para impedir que se produzca el desalojo.

La familia que hoy atraviesa un momento de incertidumbre ya había hecho la misma denuncia en el año 2013. Esta última vez no le perdonaron “la insurgencia” de pretender cuidar su vida ante el avance del glifosato.