En un hecho que recrudece la presión con la que el Estado somete a las comunidades mapuches patagónicas, en el día de la celebración de la Pachamama la Gendarmería Nacional entró por la fuerza a la Comunidad Pu Lof en Resistencia en Cushamen (Chubut), quemó viviendas y reprimió a sus integrantes. “Gendarmería está quemando todo. No sabemos quién dio la orden de allanamiento. Y hay tres mujeres y dos niños que no se encuentran”, confirmó Andrea Millañanco, vocera del Pu Lof en Resistencia.

En la soledad andina, la comunidad Pu Lof en Resistencia poco pueden hacer delante de la muestra de fuerza estatal. La represión estaría vinculada con la lucha de apoyo de las comunidades originarias de toda la región por la liberación del líder de la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM), Facundo Jones Huala, quien se halla detenido en dudosas circunstancias en Esquel. Un día antes las fuerzas de seguridad habían reprimido a integrantes de diversas comunidades y organizaciones sociales quienes fueron a reclamar al Juzgado Federal de Bariloche por la liberación del lonko mapuche.

Esta nueva represión a una comunidad mapuche enfrenta aún más a estos con el Estado, pero es el segundo quien tiene mayor fuerza de choque y quien debe asegurar la integridad de todos los ciudadanos y no ponerla en peligro. Los gobiernos de Chubut y Río Negro están trabajando en conjunto para poder “frenar” las muestras de apoyo a Jones Huala, quien desde su celda llama a sus hermanos a resistir y actuar frente a la violencia estatal.

Andrea Millañanco, en comunicación telefónica con la Agencia Anred, manifestó lo ocurrido en Cushamen: “Gendarmería está quemando todo. No sabemos quién dio la orden de allanamiento. Y hay tres mujeres y dos niños que no se encuentran. La gente de la comarca y de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) han querido ingresar, y la Gendarmería no los dejan pasar la tranquera” Este violento atentado no ha sido comunicado por Gendarmería Nacional ni por el gobierno de Chubut. Todo lo contrario, han querido ocultarlo.

Por suerte existen redes de comunicación comunitaria. La FM Alas de El Bolsón está difundiendo todo lo que está pasando en Cushamen, desde aquí se ha comunicado que Gendarmería mantiene rodeada las tierras de la Comunidad Pu Lof en Resistencia, en estas horas sólo hay mujeres y niños allí. Nadie puede entrar ni salir sin pasar antes por la presencia de Gendarmería, quien mantiene cortado el tráfico en ambas de la Ruta 40. Desde esta misma radio se está organizando una caravana de autos para apoyar a los pocos miembros de la comunidad que permanecen aislados e incomunicados en sus tierras.

La lucha mapuche es simple: ellos buscan reconocimiento del Estado con respecto a sus territorios, que hoy están en manos de empresas extranjeras o particulares foráneos como es el caso de Joe Lewis y el Grupo Benetton. Exigen además que se les respete su modo de vida, sus creencias y su presencia ancestral en estas tierras que hoy son de Argentina o Chile, pero que mucho antes eran de los mapuches.