La intensidad de las lluvias en el noroeste de la provincia de Buenos Aires provocó la acumulación de una gran masa de agua, y en muchas regiones el escurrimiento no siguió el cauce natural debido a acciones irresponsables de algunos productores, como sucedió en General Villegas.

Allí, dos productores fueron denunciados penalmente por la Municipalidad local por haber generado la rotura intencional de alcantarillas y la apertura de canales clandestinos para evitar el drenaje de agua hacia sus campos, según se habría comprobado a través de un relevamiento satelital.

Defensa Civil explicó que uno de los casos ocurrió en la ruta 33 a la altura del kilómetro 483 y los responsables no solo realizaron un drenaje irregular de las aguas al romper el alcantarrilla, sino que también pusieron en riesgo a todos los que transitaban por la zona porque al hacerlo debilitaron la fuerza estructural de la ruta.

Por otra parte, se detectó un taponamiento con piedras de una alcantarilla sobre la ruta 226. Asimismo, no se descarta que tras el análisis del relevamiento satelital surjan nuevas denuncias por la construcción de canales clandestinos.

El intendente de Carlos Tejedor, Raúl Sala, indicó que hay “cientos de canales clandestinos hechos por particulares que sacan el agua de sus campos sin importarles que perjudican al resto”.

Minimizando estos hechos, el ministro de Agroindustria Leonardo Sarquís consideró que la existencia de canales clandestinos es consecuencia de muchos años de ausencia del Estado: “El productor piensa en su producción y cuando no tiene respuesta del Estado toma la iniciativa propia, que está mal. Por eso nosotros estamos y si anunciamos algo es porque se va a concretar y en ese punto los productores van a tener que hacer un cambio en cuanto a eso”.

“Estuvimos caminando por la zona y vimos una situación compleja. Cuando vemos desde el aire, es un gran espejo de agua y después son canales anegados. Es muy difícil evaluar en esta instancia cuáles son los daños y las pérdidas”, dijo el ministro, tras remarcar que “recién se sabrá dentro de unos 20 días, cuando baje el agua”.

“Tomamos medidas de coyuntura con el soporte que nos da el gobierno, la gobernadora (María Eugenia) Vidal está muy pendiente del tema”, indicó. Finalmente, mencionó que a nivel económico el gobierno bonaerense puso a disposición un financiamiento de 100 millones de pesos a tasa cero, una línea de emergencia del Banco Provincia.