La crisis climática ya está aquí y es producto de la explotación de nuestros recursos naturales. Cada vez evidenciaremos efectos climáticos más extremos”, sostuvo Amanda Starbuck, Directora de Programas de Greenpeace.

Las imágenes difundidas por la ONG buscan mostrar cómo los impactos del cambio climático se hicieron presentes con crudeza en diferentes partes del mundo, con inundaciones persistentes y sequías extremas. A su vez, expusieron las consecuencias que la sobrepesca destructiva, la contaminación por plásticos, la explotación de combustibles fósiles y la deforestación generan en los ecosistemas del mundo.

El 2019, según la organización, también fue un año clave para las movilizaciones globales que exigen acciones urgentes para mitigar el cambio climático, principalmente lideradas por jóvenes. Estas movilizaciones se extendieron hasta la COP 25, que finalizó hace pocos días con resultados negativos. “La COP 25 fue definitivamente un fracaso. Los líderes del mundo continúan postergando las medidas que deben ser tomadas con urgencia. Los ciudadanos de todo el mundo están exigiendo, y cada vez con más fuerza, acciones para combatir el cambio climático ya”, mencionó Starbuck.

Según la ONG, la ambición climática de los países del mundo no es suficiente. “Expertos han establecido que si los países continúan emitiendo gases de efecto invernadero al ritmo que lo han hecho hasta ahora, no se llegaría a limitar la temperatura de la tierra incluso en 3°C, justamente el doble de lo exigido por la comunidad científica avalada por la ONU, agregó.