Las lenguas originarias más solicitadas para aprender en nuestro país son Guaraní, Quechua y Mapuche, según reveló un estudio del Departamento de estadísticas del Centro Universitario de Idiomas (CUI).

Entre las razones de por qué los alumnos eligen estudiar esas lenguas se encuentran saber más de la cultura, por turismo o porque tienen familia en esas comunidades.

El director del CUI Roberto Villlarruel afirmó que “no sólo apostamos a las lenguas extranjeras, sino que damos un fuerte respaldo a las lenguas que representan nuestra cultura y nuestra tradición y contribuimos a visibilizar la existencia y la lucha de los pueblos originarios“.

“Esta apuesta es un esfuerzo muy grande pero también un orgullo y el de poder sostener y visibilizar nuestras raíces a través de lenguas que están tan presentes en nuestra cotidianeidad e identidad lingüística”, agregó.

Y dio como ejemplo palabras como pucho, puchero, chacra, yapa o cóndor que sin saberlo, se las debemos a nuestros pueblos originarios.