La iniciativa que propone la creación de una franja de amortiguación, no menor a tres metros de ancho desde el perímetro exterior de los patios de juego, a partir de la cual no se podrá fumar, fue aprobada en general casi sin rechazos, aunque el artículo referido a las penas, generó debate y fue votado solo por el oficialismo.

Se trata de un proyecto que busca evitar la presencia de fumadores solo en los lugares de juego y no en todo el espacio público en cuestión. Se busca proteger a nuestros niños no solo de la exposición eventual como fumadores pasivos, sino alejarlos de accidentes que pudieran tener por quemaduras. Pero el combate al tabaco implica un cambio cultural y cuanto menos tiempo los chicos vean a sus padres fumar, mejor“, señaló el diputado Guillermo González Heredia (Vamos Juntos) en diálogo con Télam.

Respecto de las sanciones, el impulsor del proyecto explicó que esas conductas se enmarcarán en un artículo del Código Contravencional sobre la disposición de sustancias tóxicas en espacios públicos. Si bien ese artículo habla de multas de hasta 30.000 pesos y de hasta 60 días de arresto, el legislador dijo que el “espíritu” de la ley no es “recaudatorio”, y que el juez debería entender que se trata de una contravención menor y aplicar la multa mínima, cercana a los 1.000 pesos.

Este nuevo proyecto es un paso más en la política de respeto en la convivencia. Todos conocemos lo dañino que es el tabaco y el objetivo es proteger a nuestros niños en su ámbito natural que son las plazas y los parques“, señaló Francisco Quintana, vicepresidente 1ro. de la Legislatura.

Por otra parte, el proyecto ordena al Ministerio de Salud porteño “el desarrollo de campañas de concientización sobre normas básicas de convivencia en espacios públicos“.

La idea fue parte de una consulta que efectuó el Gobierno porteño a través de redes sociales: un 80% de los vecinos respaldó la prohibición del cigarrillo donde juegan los niños en espacios verdes.