El 29 de Agosto en los tribunales porteños se hará una audiencia para ver de qué manera el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires está llevando adelante la sentencia que lo obligó a brindarle a la orangutana Sandra, que vive en el predio del ex Zoo Porteño, un espacio físico adecuado y garantizarle su bienestar.

En el año 2014 la Asociación de Funcionarios y Abogados por los Derechos de los Animales (AFADA) presentó un recurso judicial a favor de la simia, en aquel momento se usaron imágenes que mostraban su rostro de terror y tristeza  ante el encierro y el hacinamiento del que era sujeta en su jaula.

De esta manera, ocurrió un hecho que recorrió el mundo, ya que la Sala II de la Cámara de Casación Penal reconoció a Sandra derechos básicos al considerarla “sujeto no humano” Desde ese entonces, la orangutana debió estar representada por un  abogado para que la defendiera por malos tratos.

Hace unas semanas atrás el Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta anunció el cierre del Zoo y la creación de un Eco Parque con el consiguiente traslado de todos los animales exóticos a santuarios o lugares adecuados, fuera del ruido y de un espacio que ya no era apto para el desarrollo de la vida para animales, como lo es el predio donde hasta hace un tiempo atrás funcionó el Zoo.

Pero el problema volvió a ser la orangutana Sandra, esta vez la justicia, le impidió al gobierno su traslado, fundamentó que por la edad y por lo que había pasado, no se se adaptaría a otro hábitat. De esta manera, y por competencia de responsabilidades, ordenó al ejecutivo hacerse cargo de la salud y bienestar de Sandra.  

Elena Liberatori, titular del Juzgado N°4 en lo Contencioso Administrativo y Tributario de CABA convoca este 29 de agosto a las dos partes involucradas en la causa, el gobierno de la Ciudad y la AFADA. El Ejecutivo porteño –exige la magistrada- deberá: “Mantener el recinto de la orangutana en condiciones adecuadas a su especie, establecer indicadores de bienestar animal, de complejidad conductual y de estados afectivos, planificar actividades diarias, nutrición y observaciones clínicas periódicas”