Iguazú Argentina es la empresa que administra los servicios del Parque Nacional Iguazú, y según transcendió la primera semana de marzo habría circulado la orden de capturar al puma que merodea el Parque “vivo o muerto”, esta orden habría salido de la empresa -vinculada al ex gobernador Maurice Closs- y también estaría involucrado el Intendente del Parque Nacional, Sergio Valdecantos.

Desde hace nueve meses un puma es visto en los senderos cercanos a la Garganta del Diablo, el animal tiene a mal traer a los responsables de seguridad del Parque, que ha tenido que cerrar en más de una oportunidad para intentar capturar al felino, que se halla en su hábitat, que fue modificado por el hombre. Según lo difunde el diario Clarín y La Izquierda, este 2 de marzo habría salido la órden que autorizaba al grupo que intenta dar con el felino a capturarlo “vivo o muerto” De ser cierto esto, el puma podría ser abatido en las próximas horas.

El documento al que tuvo acceso el diario Clarin asegura que el Jefe de Guardaparques emitió esa orden debido a “la recurrente presencia del puma en la zona de uso público del Área (Cataratas), la superioridad ha autorizado la captura del animal vivo o muerto” El texto afirma que: “Se han tomado medidas concretas para su captura, a fin de evitar un posible ataque del felino a usuarios del área de visita. Se ordena la utilización de munición letal al momento de realizar disparos al animal problema, siempre tomando las medidas de seguridad que correspondan”.

El puma, algunos asegura que serían cinco, estaría provocando una mala imagen para la empresa que administra el Parque, ademas de hacerle perder dinero los días que los paseos se hallan cerrados por la presencia del animal. La cacería del puma pronto se desmintió por el Intendente del Parque Nacional, Sergio Valdecantos que no desmintió que existiera el documento pero sí que hubo una “error” en su redacción.

Admito que ha habido un error en la redacción del documento y eso ha alterado el espíritu del mismo, pero la intención es que nuestros guardaparques estén preparados para la peor circunstancia, que es un eventual ataque del animal a algún turista o al propio personal del Parque”, declara a Clarín Valdecantos

No hay que olvidar que somos un organismo de conservación y nuestro objetivo siempre ha sido capturarlo vivo junto a organizaciones como el Proyecto Yaguareté. Pero ante el peligro real que representa la presencia del animal para los turistas, autorizamos e instruimos a todos los guardaparques a circular con armas con municiones reales, además de los dardos narcóticos que solemos usar en estos casos”.

El hecho muestra y demuestra que es el ser humano uno de las presencias más invasivas en el medio ambiente. Los pumas son animales nativos que tienen su habitat en el territorio donde se instaló el Parque Nacional, son animales además que se hallan en peligro de extinción. La expansión comercial en el Parque, sumado al crecimiento de la frontera urbana y agrícola amenazan a los pumas. Además, el objetivo del Parque Nacional es precisamente protegerlos, aunque en Misiones el lucro monetario que producen las Cataratas es el único fin que importa.

El puma en cuestión ha sido visto por las cámaras que están instaladas en el Parque y el 5 de marzo pasado se mostró delante de una familia que pasaba por un sendero. Según comentaron los turistas, el felino se hallaba con miedo observando a uno de los niños de la familia, el padre intentó alejarlo pero el felino se mostró en actitud desafiante. El Parque tuvo que ser cerrado, pero el puma -que fue visto en otras ocasiones- jamás pudo ser hallado.

Una bióloga, que se comunicó con el diario La Izquierda, y que quiso mantener su identidad reservada manifestó que: “Uno de los problemas que enfrentan los pumas es la reducción drástica de su hábitat, a causa de la presión humana. Y dentro de las pocas áreas silvestres que aún quedan, la más destacada en calidad y extensión es ésta. Pero, por otro lado, vemos el mal manejo de fauna que se hace en el Parque Iguazú. El personal no informa adecuadamente ni detiene a los turistas que buscan entretenerse alimentando a algunos animales, como sucede con los coaties. Los pumas son animales silvestres que muy raramente atacan a los humanos; prefieren huir. Y también, que cada vez más adentro del parque están siendo invadidos. Un claro ejemplo es el Hotel Sheraton, que no tendría que estar ahí”.