La primer ciclovía solar del mundo fue inaugurada hace un año en la ciudad holandesa de Krommenie, aunque recién ahora salen los datos que permiten conocer que la idea fue exitosa. En doce meses este carril prototipo de sólo 70 metros produjo energía para abastecer de energia a tres casas. La idea ahora es trasladar esta tecnología a las carreteras para producir mayor energía limpia y renovable
 
SolaRoad es el nombre de la ciclovía que con un traza piloto de 70 metros ha podido generar casi 140 kWh por cada metro cuadrado. El sistema logra sustituir el asfalto por paneles solares fotovoltaicos que además integra un sistema de luces led que ilumina esta traza en días de niebla y en horas nocturnas.
 
La ciclovía consta de módulos de hormigón de 2.50 por 3.50 metros con una capa superior transparente (por donda pasa la luz solar) de vidrio templado y debajo del cual se ubican las células solares. 
 
Jannemieke van Dieren, representante del proyecto explicó que para este año tienen pensado aumentar la longitud de la ciclovía para generar más energía y así poder cubrir más viviendas. La electricidad generada es inyectada a la red eléctrica por una instalación bajo tierra.
 
En Holanda piensan que en un futuro cercano todas las carreteras del país podrían abastencer a a la nación con energía renovable, dejando de lado definitivamente a los combustibles fósiles.