La fábrica de pelotas Dalemás de la ciudad de Bell Ville, en Córdoba, fabricó un balón especial para niños que padecen de “piel de cristal”, una enfermedad genética y hereditaria que hace que su piel sea muy frágil y al mínimo roce se formen ampollas dolorosas y sin chances de cura definitiva.

La novedosa iniciativa surgió a partir de una idea de la Peña local “Hugo Curioni” del Club Atlético Boca Juniors. Su titular, Daniel Sampietro, explicó que la propuesta se planteó en una reunión de todas las filiales xeneizes de la que participó la jefa de Pediatría del Hospital de Niños de Córdoba junto a su grupo de trabajo, donde se admitió que “a los chicos con esta patología también les gusta jugar al fútbol pero lamentablemente se lastiman”.

Por esta razón, los oriundos de Bell Ville decidieron proponer este desafío a Dalemás, una de las fábricas de pelotas de fútbol más antiguas del país, creadora décadas atrás del balón sin tiento e inmediatamente, los fabricantes comenzaron con el desarrollo de la idea.

Luego de realizarse diferentes pruebas y de diseñarse diversos modelos con el asesoramiento de especialistas en dermatología, se logró crear una pelota de poliuretano que no genera consecuencias en los chicos que tienen este tipo de piel. “La idea era hacer una pelota adecuada para los niños que poseen piel de cristal. Luego de desarrollar varios modelos, con el sistema de pegado o cocido, finalmente se fabricó una de poliuretano por fuera. Por dentro el balón es normal con goma espuma. Se evitó así la costura que provocaría lastimaduras en los pacientes con piel de cristal”, explica Fernando Fuglini, uno de los dueños de la empresa.

Los primeros prototipos ya fueron enviados al Hospital de Niños de Córdoba y tuvieron una excelente recepción entre los médicos y los niños que padecen piel de cristal, según se informó a la prensa local.

La epidermólisis bullosa, ampollosa o ampollar es un conjunto de enfermedades o trastornos de la piel transmitidas geneticamente que se manifiestan por la aparición de ampollas, úlceras y heridas en la piel, en especial en las áreas mucosas al más mínimo roce o golpe. La piel de los afectados con epidermólisis bullosa se caracteriza por ser frágil, débil, extremadamente sensible y extremadamente vulnerable, tan delicada como el cristal, ya que al menor contacto físico se les desprende la piel, causándoles heridas y ampollas que tienen el aspecto de una gran quemadura; por este motivo, la enfermedad también se conoce con los nombres de piel de cristal.

Tras el éxito obtenido por la pelota, una delegación de la Peña de Boca Juniors de Bell Ville junto a la médica de Córdoba viajarán a Buenos Aires con el fin de que cada peña boquense de la República Argentina entregue un balón de este tipo a cada niño que padezca este problema físico, para que pueda jugar sin dañar su anatomía.

“Veremos qué dice el presidente de Boca”, dijo el titular de la peña bellvillense. Luego de que se diseñara la pelota especial, surgió la necesidad de confeccionar un zapato con el cual se pudiera patear el esférico. “Fuimos a ver a Quito Ponce quien desarrolló un botín muy blando, aunque la suela es rígida. Esto va más allá de lo comercial ya que se trata de algo totalmente artesanal, lo que lleva mucho tiempo. El objetivo es ayudar a estos niños a que puedan jugar también al fútbol” El deporte favorece la inclusión y transmite los valores de solidaridad, trabajo en equipo y competencia. Todos los niños tienen derecho a jugarlo.