Efectivos de la Prefectura Naval Argentina (PNA) lograron secuestrar más de 2.500 kilos de meteoritos que se encontraban ocultos en una lujosa finca de la localidad de Quimilí para ser vendidos a Europa, informaron fuentes judiciales. Los meteoritos se hallaban bajo tierra y envueltos.
 
El procedimiento se realizó en una casa del barrio Belgrano de la población rural ubicada a 200 kilómetros al noroeste de la capital santiagueña, cercano al punto limítrofe con la provincia del Chaco.
 
Las mismas fuentes indicaron que alrededor de 30 meteoritos se encontraban envueltos en plásticos y enterrados en la finca propiedad de Vilma Torres, una comerciante de 52 años que se dedica a la venta de muebles de hogar en Quimilí y una céntrica sucursal en la capital provincial, además de tareas agrícolas y ganaderas.
 
En tanto, el intendente de la localidad chaqueña de Gancedo, Alberto Korovaichuk, afirmó que la incautación de 2.500 kilogramos de meteoritos en Quimilí “confirma que el robo se produjo en Campo del Cielo”, un espacio de 1.350 kilómetros cuadrados que el Chaco comparte con esa provincia, de escasa población y donde se encontró la mayor cantidad de cuerpos celestes.
 
Varios de los meteoritos fueron hallados en el fondo del inmueble y debajo de pisos cerámicos en los que se realizaron varias excavaciones.  De acuerdo a las primeras investigaciones, los cuerpos celestes pertenecen a las provincias de Santiago del Estero y Chaco y se sospecha que iban a ser vendidos en países de Europa. En el lugar y por orden del juez federal de Santiago del Estero, Guillermo Molinari, siguen trabajando efectivos de la PNA.