El operativo se realizó en un establecimiento de 460 hectáreas ubicado a la vera de la ruta provincial 52, a la altura de la localidad de Tristán Suárez, en un predio que no posee habilitación sanitaria para el alojamiento y cría de animales, según indicaron integrantes del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) de la zona.

El complejo fue rastrillado por los efectivos de la Superintendencia de Seguridad Rural, con la colaboración de diferentes Comandos de Prevención Rural (CPR) de la zona, el Escuadrón de Caballería de La Matanza y la Dirección de Veterinaria de esta Policía.

La fiscal María Eugenia Garrido, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) N°1 descentralizada de Ezeiza, ordenó varios allanamientos en el establecimiento, mientras que fueron demorados los propietarios del campo, un empresario relacionado al rubro y su hijo.

Ahora se intenta establecer la procedencia de la totalidad de los caballos que se encuentran en el lugar y se rastrillan campos lindantes para intentar dar con otras tropillas que sean propiedad de los imputados.