En los últimos meses de sequía el Río Salado ha bajado su caudal dejando al descubierto gran cantidad de restos fósiles. A la altura de Junín se han hallado piezas de gran valor paleontológico, lo último que se dio a conocer es el hallazgo de restos pertenecientes a un smilodón, nombre científico del animal conocido como tigre “dientes de sable”.

El descubrimiento hecha luz a la intensa vida animal que existía en nuestra pampa en tiempos pre históricos, los últimos hallazgos abonan la idea de una “megafauna” que habitaba este sector de la provincia de Buenos Aires. Muchos de los restos pertenecen a mamíferos que superaban en edad adulta la tonelada de peso.

El Museo Legado del Salado de Junín es quien está al frente de los trabajos de rescate, recuperación y protección de estos restos, e informó que halló un metapodio, que es un hueso de una de las patas de un smilodon. Se desconoce aún la data temporal, pero se supone que podría tener 10.000 años de antigüedad.

Este tigre “dientes de sable” fue un enorme felino que caminó por la pampa, se trató de un gran depredador. Tenia el mismo peso y tamaño que un actual león africano. Su característica principal eran sus largos colmillos que le servían para atrapar piezas de gran tamaño. El hallazgo fue hecho por la docente Florencia Colombo, miembro del Museo.