Técnicos investigadores del Centro Regional de Investigaciones de la Rioja (Crilar) presentaron una réplica del “primer cocodrilo riojano de unos 800 millones de años denominado Llanosuchus Tamaensis” en el marco de un importante hallazgo paleontológico que se concretó en la localidad de Tama, en el departamento Ángel Vicente Peñaloza.

En relación al hallazgo el secretario de Cultura Víctor Robledo consideró que “es una contribución a la vida en el mundo” y dijo que como riojanos “tenemos que estar orgullosos por el descubrimiento de estos restos que contribuirán al conocimiento del origen de la vida”.

Recordó que “los antecesores de esta especie fueron encontrados en Talampaya y datan los vestigios arqueológicos de millones de años”, haciendo hincapié que “son contribuciones muy importantes por parte de los técnicos del Crilar que trabajan intensamente junto a la Secretaria de Cultura que otorga los avales para contribuir a las investigaciones”.

A su turno el paleontólogo Lucas Fiorelli expresó además en relación al hallazgo del denominado Llanosuchus Tamaensi que “las investigaciones recién comienzan”, recordando que la tarea de investigación paleontológica en la Rioja “ya lleva unos diez años en sitios como Sanagasta, los Llanos y la zona de Talampaya”.

Sobre los restos arqueológicos del primer cocodrilo fósil de La Rioja, informó que “se trata de una especie ya extinta que habitó en Sudamérica en San Pablo y Neuquén, durante el reinado de los grandes dinosaurios”.

“El hallazgo se concretó en el departamento Ángel Vicente Peñaloza y es el primero de una serie de trascendentes descubrimientos paleontológicos que serán dados a conocer en los próximos meses” agregó tras lo cual explicó que la historia evolutiva de los cocodrilos “se extiende por más de 200 millones de años, algunos de sus antepasados han sido hallados en el parque Nacional Talampaya, no obstante hasta ahora no existían en la provincia registros de estos sorprendentes reptiles posteriores al periodo Triásico”.

“En 2010, también en el mismo departamento de los Llanos riojanos se localizó el hallazgo de una sorprendente fauna de reptiles del Cretácico Tardío, con una antigüedad de aproximadamente 80 millones de años”.

“La especie” aseguró finalmente Fiorelli, “es de hábitos terrestres, tenía una dieta probablemente herbívora y vivía en ambientes desérticos alcanzando un tamaño de un metro y medio de largo aproximadamente y perteneció a la familia de los Notosuchia (cocodrilos del sur) que vivieron además de Brasil en la Patagonia Argentina

Réplica del cocodrilo que presentaron en La Rioja: