Dos guardaparques encontraron varios crustáceos que nadaban en un charco de agua formado por la lluvia en el Parque Nacional Sierra de las Quijadas, ubicado a unos 120 kilómetros al oeste de San Luis, que según aseguran los científicos pertenecen a una especie que tiene al menos 250 millones de años y que mantienen su forma desde entonces, por lo que se los considera fósiles vivientes.

Emilio Daher, intendente del Parque, dijo que “los animales son del orden Notrastaca (tienen una caparazón que les cubre la cabeza), miden 5 centímetros de largo y estaban nadando en un charco formado por agua de lluvia. Realmente son impresionantes, uno los ve y son perfectos, te quedan grabados en la memoria”, aseveró en una nota que publicó El Diario de la República, de esa provincia.

El científico señaló que “esta especie se remonta a 250 millones de años atrás, período Triásico, y desde entonces no tuvieron cambios significativos en sus morfologías”. El hallazgo fue realizado por los guardaparques Daniel Figueroa y Mariano Libua, quienes estaban haciendo un relevamiento de anfibios con equipos especiales y detectaron a poca profundidad en un charco de agua algo que podían ser renacuajos, pero al iluminarlos se dieron cuenta que no eran de una especie habitual, y les tomaron varias fotografías que “los muestran nadando con el dorso hacia abajo, es decir, de espaldas con las patas hacia arriba”.

La paleontóloga de la Universidad Nacional de San Luis, Laura Codorniú, indicó que “son una clase de crustáceos, al igual que los camarones, langostas y cangrejos que poseen apéndices posteriores que parecen láminas con branquiales en su parte externa, y se los encuentra generalmente en agua dulce, aunque también aparecen en zonas con agua salada”.

Daher, el intendente del Parque, declaró que “no se ha determinado aún si son de la rama Triops o Lepidurus que hay en otras zonas como el norte de San Juan o en la Patagonia, y si bien los guardaparques realizaron todos los registros probatorios, no tomaron muestras ya que evitan la recolección para proteger el patrimonio natural del lugar”.