“Este hallazgo fue posible por las condiciones de río muy bajo que se viene sucediendo en estos últimos meses, ya que “los sedimentos donde fueron encontrados estos fósiles suelen estar cubiertos por un metro de agua, de forma semejante a aquel día en que se produjo el histórico combate, hace ya casi 175 años”, comentó a la agencia CTyS-UNLaM José Luis Aguilar, director del Museo Paleontológico de San Pedro.

“Me resultó curioso ver unos fragmentos de color marrón oscuro al borde del agua, a diferencia del color pardo amarillento que tienen los sedimentos de la orilla”, relató Gustavo Torres, el vecino que encontró los restos del armadillo en la orilla del río Paraná. En ese sitio, el río Paraná tiene crecientes en cuestión de minutos, por lo que Torres decidió rescatar dichos restos y se contactó con el Museo de San Pedro.

En total, fueron recuperadas unas 220 placas de la coraza de este armadillo, como así también parte de sus dos fémures y de su pelvis, por lo que se podrá realizar una descripción bastante completa y conocer más de esta especie del cuaternario argentino”, destacó el director Aguilar.

El investigador Luciano Brambilla del Centro de Estudios Interdisciplinarios de la Universidad de Rosario (CEI-UNR) indicó que “este ejemplar pertenece a la especie Eutatus pascuali; era un armadillo muy similar al actual tatú carreta; tenía más o menos de las mismas dimensiones y medía alrededor de un metro de longitud; sus manos eran muy fuertes y poseían unas garras poderosas, por lo que se considera que era un animal excavador”. 

En vida, habría pesado unos 50 kilos y, a partir de sus restos fósiles, se podrán reconocer algunas de sus características. El Eutatus pascuali vivió entre los 2,5 millones de años hasta los 500 mil años antes del presente. Hay registros de una veintena de ejemplares de esta especie en Argentina, la mayoría de ellos en la provincia de Buenos Aires y alguno al sur de la provincia de Santa Fe.

“Hoy sabemos que los restos fósiles de este animal fueron pasados literalmente por encima en una batalla, por una batalla histórica como la que se dio en Vuelta de Obligado el 20 de noviembre de 1845”, remarcó Aguilar.