Los restos de un esqueleto humano de 1.300 años de antigüedad fueron hallados en una finca del distrito El Potrero, ciudad de Andalgalá, a 240 kilómetros al oeste de la capital catamarqueña.

Tras una denuncia realizada por los vecinos del lugar, el personal del Museo Arqueológico trabaja desde ayer en el rescate de estos restos humanos prehispánicos que según sus características se trataría de un adulto. Hoy continúa la excavación para rescatar la mayor información socio-histórico y cultural posible.

Según informaron medios locales, el hallazgo presentaba una estructura funeraria que llamó la atención de los arqueólogos ya que era la primera vez que se encontraba una estructura con esas características, ya que contenía canto rodado colocado directamente sobre el cuerpo y tenía un revoque de barro. El individuo fue ubicado en una posición genuflexa lateral (fetal), y su cara estaba tapada con una piedra laja.

No se encontró material cultural como collares o vasos, vinculado a la práctica o ritual funerario, lo cual dificulta mucho precisar la antigüedad del hallazgo. Pero el Licenciado David Álvarez Candal, a cargo del museo, manifestó que la posición en la se encontraba es muy característica del periodo temprano o medio de una época bastante antigua, aunque por el hecho de no estar vinculado a material cultural, u otros individuos, se cree que es un hallazgo perteneciente a la transición del período medio o tardío, por lo que podría ser un individuo de 1100 a 1300 años de antigüedad.

Además de la cantidad de años exacta, falta identificar si se trata de un hombre o una mujer.