Por Leandro Vesco – Fuente: Museo Regional Adolfo Alsina /Fotos: Nicolas López y Museo Regional.

En la costa sudoeste del Lago Epecuén, Nicolás López, Director de Turismo municipal mientras exploraba la zona observó algo que le llamó la atención en la orilla. Sin saber, halló la cola de un gliptodonte que podría tener cerca de ocho millones de años. El hallazgo tiene especial relevancia ya que le daría a los estudiosos pistas acerca de cómo era nuestra pampa en la prehistoria.

El Lago Epecuén es un espejo de agua especial, por su hipersalinidad y minerales presentes en su composición, lo hacen un lago con propiedades curativas. Desde tiempos inmemoriales su presencia en nuestra Provincia ha atraído a flora y fauna muy singulares. Hoy es un lugar visitado por miles de turistas de todas partes del mundo para disfrutar de sus baños termales.

El hallazgo se produjo en septiembre de 2014, cuando el Director del Museo de Carhué, el Lic. Gastón Partarrieu, es informado que en la costa sudoeste del lago habían aflorado algunos restos arqueológicos. Inmediatamente se contactó al Centro de Registro del Patrimonio Arqueológico y Paleontológico, sito en La Plata, quién comenzó junto al Museo las gestiones para que se llegue personal especializado para observar el material y evaluar la posibilidad de extracción.

El 28 de noviembre de ese año fue enviado el Coordinador del Observatorio De Patrimonio Arqueológico y Paleontológico Litoral Sur, Cristian Oliva, quién determinó que los restos corresponden a la parte terminal de la cola de una especie aun indeterminada de Gliptodonte. En ese mismo momento se procedió a su extracción. Por cuestiones técnicas del material de recubrimiento hubo que extraerlo y resguardarlo, a la espera de que el material fragüe definitivamente. Con el proceso culminado, hace unos días atrás se llevó a cabo el traslado al Museo de Carhué para su limpieza, restauración, y su exhibición.

Ahora bien, la pregunta que se hacen aquellos que estudian esto es cuántos años tiene la cola de este gliptodonte. Los restos fueron hallados en sedimentos correspondientes a la época conocida como Mioceno Superior, de esta forma tendría una antigüedad de 5 a 7.5 millones de años. Los animales que caminaban por la zona del Epecuén en esta época aún es escasamente conocida y se supone que vivían en grandes llanuras, pasaban sus días en climas más áridos y secos que el actual. No se ha podido determinar si las temperaturas eran superiores o inferiores a las de hoy, lo cierto es que hace millones de años esta parte de la Provincia de Buenos Aires era habitada por seres que recorrían la infinita llanura pampeana.

Aquellos que deseen ver estos restos pueden acercarse al Museo de Carhué, sito en aquella ciudad cabecera del Partido de Adolfo Alsina.

Consultas e información: Museo de Carhué, Teléfono: (02936) 410967