Fuente: InfogeI

El próximo sábado, se entronizarán en Salta las imágenes del Señor y Virgen del Milagro, con las cuales unos 22 peregrinos caminarán 500 kilómetros por las quebradas provinciales; aunque a lo largo del camino se espera que se sumen más.

El acto de fe es protagonizado por religiosos de la localidad de Santa Victoria Oeste y es la peregrinación más larga de la provincia que debe enfrentar las adversidades climáticas y la geografía de la región: atraviesan ríos, quebradas y suben y bajan montañas.

Los fieles parten de Santa Victoria Oeste el 1 de setiembre y unos 13 días llegan hasta el Santuario de la Catedral de la ciudad capital y venerar a los Santos Patronos Tutelares de la provincia.

En diálogo con la prensa, los organizadores de la peregrinación contaron que ya iniciaron los preparativos, especialmente, en cuanto a reunir dinero para los insumos que necesitarán en el viaje y de buscar transporte para trasladar los equipajes y mercadería.

“Hay dos o tres días en donde van solos por medio de los cerros en donde ni siquiera hay señal telefónica y deben llevar la comida enlatada en las mochilas. Antes del 1 de setiembre deben tener la comida para llevar. Siempre hay que comprar colchones y bolsas de dormir”, explicó Rosa Peloc, hija de Trinidad Angelo, quien hace 16 años organiza la caminata.

“Hay una escuela de Santa Fe que nos apadrina y siempre mandan mercadería para la peregrinación”, precisó la peregrina; al tiempo que recalcó que también lograron tener la custodia y acompañamiento de dos policías.

No obstante, no consiguieron aún la asistencia de enfermeros. “Años pasados cursábamos notas y nos podían acompañar enfermeros del hospital. Hasta ahora sólo nos dan un botiquín que tiene muy poco, sólo pastillas para la puna, calmantes y sales de rehidratación. Los botiquines que nos dan desde la Provincia siempre llegan tarde porque somos los primeros en salir, por eso nos tenemos que aprovisionar nosotros solos”, agregó.

Respecto al itinerario, explicó que el primer día de peregrinación sólo caminan mediodía y hacen noche en Acoyte y al día siguiente almuerzan en la escuela de Punco Vizcana. Como todos los años, los recibirán con un almuerzo en Tilcara. La fe mueve montañs, asegura el refrán, en esta caso, las camina. La peregrinación es un ejemplo de templo y compromiso con los valores espirituales.

Mas información: http://www.santavictoria-oeste.com.ar/