Por Leandro Vesco

“La Central Nuclear Embalse está ubicada a sólo 800 metros de la falla geológica Santa Rosa, creemos que hay un riesgo sísmico que no se ha contemplado y estamos preocupados” nos comenta el Biólogo Federico Kopta, Presidente del Foro Ambiental Córdoba, una Institución que integran más de cincuenta destacados profesionales de las más prestigiosas casas de estudio y que intentan incidir son sus informes políticas ambientales para Córdoba.

En estos días están trabajando en el análisis del estudio de impacto ambiental que presentó Nucleoeléctrica Argentina S.A., la empresa que tiene a su cargo el funcionamiento de la Central Nuclear Embalse, que dejó de funcionar en diciembre de 2015 y que pretende que la provincia de Córdoba autorice este estudio para reactivar la Central, cuya vida útil fue prolongada en el 2009. Desde el Foro Ambiental señalan que hay factores que no se han tenido en cuenta, como el riesgo sísmico. “Se podría provocar un micro tsunami y no sabemos si los silos donde están almacenados los residuos radioactivos soportarían la presión del agua” En una entrevista exclusiva con El Federal nos cuenta la realidad ambiental de la Provincia, con especial hinacapié en la Central Nuclear Embalse.

El Federal: ¿Cómo nace el Foro Ambiental Córoba?

Federico Kopta: En el año 2006 una Fundación llamada Ambiente Cultura y Desarrollo, impulsamos la creación de Foro Ambiental Córdoba que es un espacio de participación relacionado a la temática ambiental y a la política pública y a la participación ciudadana, hay muchos docentes de la Universidad Nacional de Córdoba entre nuestros miembros. Desde el año 2012 contamos con personería jurídica. Superamos las 50 miembros, buscamos incidir en políticas públicas ambientales desde la generación de informes y recomendaciones técnicas y trabajos con los medios de comunicación.

EF: ¿Cómo la realidad actual de la Central Nuclear Embalse?

FK: En el 2009 el Congreso de la Nación votó la extensión de la vida útil de la Central, y comenzaron las obras de extensión de esa vida útil. A pesar de que esto, Nucleoeléctrica S.A. no había presentado el estudio de impacto ambiental que exige la Ley de Política Ambiental Provincial, una Ley que fue aprobada hace dos años. Nosotros consultamos a la Provincia qué acciones habían hecho para exigir la presentación de este Impacto Ambiental y nos respondieron con una cantidad de notas que habían presentado ante autoridades nacionales, lo cierto es que hasta el 15 de Marzo el estudio de impacto ambiental no había sido presentado, y esto es lo que dimos a conocer. Cinco días después, Nucleoeléctrica presentó el estudio de impacto ambiental a la provincia. En este momento estamos trabajando, analizando el contenido del estudio que consta de 300 páginas más 20.000 páginas de anexos.

EF: ¿Cuál es la mayor preocupación que advierte el Foro Ambiental Córdoba que fue pasado por alto por Nucleoeléctrica?

FK: Es el riesgo sísmico. La Central Nuclear está enclavada a 800 metros de una falla geológica llamada Santa Rosa, y ciertamente urge determinar si la falla está activa o no, conocer esto es crítico para saber si esta central está en un lugar donde puede seguir funcionando o esta nueva licencia ambiental corresponde no otorgarla.

EF: ¿Cuál es la postura que adopta el Foro Ambiental ante este estudio de impacto ambiental?

FK: No tomamos una posición previa por si a la Central o no a la Central, estamos analizando este caso y llegaremos a las conclusiones que lleguemos. Pero nuestra gran preocupación es que esta falla geológica pasa sólo a 800 metros de la Central. También existe gran preocupación por la parte hídrica, ya que la central está al lado del lago más importante de la provincia (Embalse Río Tercero), y a su vez, por encima de ese lago, está el segundo más importante, Cerro Pelado y otro más pequeño Arroyo Corto. ¿Qué sucedería si colapsa el lago más grande?, no solo se trata de una cuestión de inundación, sino en el caso de un sismo, podría producirse un micro tsunami. La central está a siete metros y medio por encima de la cota máxima, necesitamos saber si una situación de este tipo  puede afectar a la Central o no, el problema es qué pasaría ante un eventual escenario de catástrofe con los silos que almacenan residuos altamente radioactivos.

EF: ¿Cómo son estos silos y qué material almacenan?

FK: Son como unos cilindros de cemento de varios metros de altura, en su interior hay material radioactivo, como por ejemplo las varas de uranio. Antes de almacenarlas tienen que pasar un tiempo, el destino de estas varas no está definido en ningún lugar del mundo. Pasan por un piletón que tiene la propia central en donde se espera que la actividad vaya bajando, y después se almacenan en estos silos. Nos preocupa la estabilidad de estos silos respecto a un posible sismo por la presencia de esta falla a 800 metros, o peor por la situación que pueda pasar con oleaje del lago.

EF: ¿Cómo está el interior de la Central Nuclear?

FK: Actualmente se está desmantelando. Tienen que sacar todo lo que está adentro porque la central se renueva a nuevo, queda la cáscara. Todo lo que es el reactor, las varas de uranio, es material que tiene ya 30 años. Tienen que construir un repositorio al lado, obviamente se trata de material con alta dosis de radiación. Todavía al reactor no lo están tocando, hasta que no esté aprobado el estudio del impacto ambiental por parte de la provincia, no lo pueden tocar.

EF: ¿La Central Nuclear Embalse contamina?

FK: Todo indica que la central no produce contaminación, esto de acuerdo a los informes presentados por Nucleoeléctrica. Pero el punto en las centrales nucleares no pasa por su funcionamiento en sí, pasa por los accidentes y pasa por cómo gestionar los residuos radioactivos. Desde 1983 que está funcionando y supuestamente no hubo ningún accidente. Sin embargo las centrales nucleares son hechas por seres humanos y corren riesgo de que ocurra en algún momento un accidente. Lo que pretendemos es que esos riesgos sean valorados, particularmente el riesgo sísmico. Hay otro riesgo por la presencia de un aeródromo que está cerca de la central, no olvidemos lo que pasó en el 2001 en las Torres Gemelas y con el copiloto Germanwings. Esto también puede pasar acá, no te garantiza nadie que no suceda.

EF: ¿Es verdad que hace unos días atrás operarios de la Central fueron afectados con agua pesada?

FK: Nucleoeléctrica lo afirmó en un comunicado, hubo un derrame de 10 litros de agua pesada sobre 9 operarios, el total de radiación que recibieron equivale al 5% de la radiación que pueden recibir en un año. El agua pesada no es una sustancia radioactiva, es un atenuador para frenar la radioactividad.

EF: ¿Cuál es la realidad de la Mina de Uranio Los Gigantes?

FK: Dejó de funcionar en 1990, tiene 2.400.000 toneladas de colas de uranio, esto es el mineral (el uranio) triturado que ha pasado por ácido, que queda con un enorme porcentaje de uranio, al estar disgregado es fácilmente erosionable, el problema es el contacto de ese uranio disgregado con el aire, allí libera un elemento radioactivo que es el radón. Eso está a allí, casi a la buena de Dios, desde hace 25 años. Se viene hablando desde hace más de una década de un proyecto de remediación, pero está igual, no ha cambiado. El Superior Tribunal de Justicia de Córdoba dijo que habida cuentas de que estos los pasivos ambientales están sin remediar, la provincia tiene todo el derecho en decir, “esto no quiero que se vuelve a repetir”, y por eso en Córdoba está prohibida la minería a cielo abierto. Tenemos importantes yacimientos de Uranio, Cosquín está levantado sobre uno. Por eso los materiales de construcción que se usan en la ciudad no pueden provenir de allí. Porque si utilizas arena vas a tener niveles de radón muy alto.

EF: ¿La minería a cielo abierto es contaminante, qué opinión tenes sobre la decisión del gobierno de quitar las retenciones a la industria minera?

FK: La minería a cielo abierto, por definición, trabajada a la escala en la que se trabaja genera grandes impactos. A título personal, creo que es una medida equivocada la de quitar las retenciones al sector minero, porque no deja de ser uno de los sectores económicamente más privilegiados. Todo lo que tenga que ver con megaminería genera impactos ambientales significativos. Nosotros en Córdoba tenemos una Ley que fue aprobada en el año 2009 de prohibición de minería a cielo abierto. Nuestra provincia tiene derecho de elegir cuál es el modelo de desarrollo que pretende. La visión que se tiene desde la minería es que “nosotros vamos a cualquier lugar” Acá tenemos el ejemplo de la mina de Uranio Los Gigantes, y no queremos que eso se vuelva a repetir.

Facebook: Foro ambiental Córdoba-Asociación CIVIL