Por Leandro Vesco

La pulpería de Cacho de Catarina, emblema de tradición y argentinidad, eterna y mítica, a un costado del río Luján ha tenido que soportar muchas inundaciones en sus tres siglos de existencia, pero nunca una como la que debe vivir ahora. Le había costado casi un año a sus dueños ponerla en condiciones luego de la dramática inundación del año pasado y cuando las cosas estaban mejorando, nuevamente el drama del agua la golpeó. Hoy la pulpería, una de las últimas que sobreviven está bajo agua y su situación es dramática.

Mercedes, donde está la pulpería, es uno de los partidos más afectados por la crecida de Río Luján. Muchos caminos rurales se hallan intransitables y las aguas ya han ingreso a la ciudad. “Fue la peor inundación de toda la historia de la pulpería”, dijo Oscar Pozzi, dueño del establecimiento, hace un tiempo atrás cuando estaba tratando de abrirla nuevamente luego de que el agua estuvo diez días adentro, destruyendo documentos invaluables que se han perdido ya para siempre. Esta es la sexta inundación que deben soportar en un año y el panorama es angustiante. Aída Di Catarina, hermana del legendario Cacho de Catarina, considerado el último pulpero, quien murió en el año 2006, no tiene palabras para describir la tristeza que siente al ver a la pulperia bajo agua. “Ella nació en esta pulpería, es su casa, está su historia”comenta Oscar, su esposo. Ambos están a cargo de este monumento. 

Declarada de interés municipal, la Pulpería parece ser atractiva para las autoridades cuando está abierta, pero en las malas, la ausencia estatal es inmensa. “No han ni siquiera llamado para ver cómo estamos, han usado la pulpería para actos políticos, pero con agua no les interesa”, aclaró en su momento Oscar, quien con 73 años lleva la pulpería al hombro. “Lo mejor de todo son los amigos de la pulpería, hemos recibido más llamados de afuera que de Mercedes, pero muchos nos acompañan, y eso nos pone bien”. 

El intendente Carlos Selva dio una conferencia de prensa para dar a conocer que son 115 los mercedinos que están recibiendo atención en el Centro de Evacuados local, por los desbordes del río Luján. Mostró asimismo un video filmado con el drone municipal en el que se ven de manera aérea tomas del desastre climático que evidencian la magnitud del problema. Y volvió a cuestionar al gobierno provincial por la falta de obras de zanjeo y canalización junto a la ruta nacional 5.

Duele ver a la pulpería rodeada de agua, pareciera ser un barco de otro tiempo que se resiste a naufragar, en la última inundación, Oscar Pozzi reconoció que le había sorprendido cómo las paredes que datan del siglo XIX no habían sufrido mayores daños. “Las paredes de la pulpería parecieran resistir cualquier cosa, es como si estuviera hecha para soportarlo todo” Consultado por El Federal nos dijo que a pesar de que las obras hídricas no se han realizado “Hay canales clandestinos y emprendimientos inmobiliarios que influyen para que el río se comporte de esta manera. Hace años que dicen que harán obras, pero esto jamás sucede”.

Lo cierto es que ya sa por culpa estatal o privada, o de ambas partes por igual, un pedazo muy importante de nuestra historia hoy está bajo las aguas de un río al que han mal manipulado y que no perdona. No se sabe si la Pulpería podrá soportar esta inundación, aunque sobrevuela la sensación de que es inmortal como el recuerdo de su sempiterno pulpero, Cacho di Catarina.