Por Matilde Moyano

“Guardándonos en nuestras casas vamos a evitar que el virus se propague”, expresó el Presidente Alberto Fernández durante el anuncio oficial del Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que establece la prohibición del desplazamiento por rutas, vías y espacios públicos con el fin de evitar contagios de Covid-19.

El DNU publicado en el Boletín Oficial indica que “la velocidad en el agravamiento de la situación epidemiológica a escala internacional requiere la adopción de medidas inmediatas para hacer frente a esta emergencia”. Por eso, hasta el 31 de marzonadie puede moverse de su residencia y todos tienen que quedarse en sus casas“, indicó el Presidente y advirtió además que las autoridades serán inflexibles con quienes violen las restricciones.

Tratando de que “los efectos sobre la economía sean lo menos dañinos posible“, lo que se busca es “evitar que el ritmo del contagio se acelere de tal modo que el sistema sanitario argentino no lo pueda atender”, explicó el Presidente, quien intenta que Argentina no llegue a una situación incontrolable como sucede por ejemplo en Italia, que se convirtió ayer en el país con mayor número de víctimas fatales (3.405) superando incluso a China, donde ayer en la ciudad de Wuhan, epicentro de la pandemia, ya no hubo ningún contagio.

Solamente podremos “realizar desplazamientos mínimos e indispensables para aprovisionarse de artículos de limpieza, medicamentos y alimentos”, detalla el DNU, en los negocios de cercanía, que sí permanecerán abiertos al público. El Presidente pidió “máxima responsabilidad” a los ciudadanos porteños y los bonaerenses,dado que habitan donde más casos de coronavirus se registraron.

Aplanar la curva

Es interesante mencionar un artículo publicado en The Washinton Post por Harry Stevens que propone una serie de simulaciones de casos para comprender por qué brotes como el del Covid-19 crecen exponencialmente y cómo se hace para “aplanar la curva”:

El feriado del 2 de abril (Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas) se correrá al 31 de marzo para establecer un “feriado puente” que ayude a minimizar el impacto de esta cuarentena obligatoria en la economía.

Cabe mencionar que están exceptuados de la medida las personas afectadas a las actividades y servicios declarados esenciales en la emergencia, y sus desplazamientos deberán limitarse al estricto cumplimiento de esas actividades y servicios:

1. Personal de Salud, Fuerzas de seguridad, Fuerzas Armadas, actividad migratoria, servicio meteorológico nacional, bomberos y control de tráfico aéreo.

2. Autoridades superiores de los gobiernos nacional, provinciales, municipales y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires Trabajadores y trabajadoras del sector público nacional, provincial, municipal y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, convocados para garantizar actividades esenciales requeridas por las respectivas autoridades.

3. Personal de los servicios de justicia de turno, conforme establezcan las autoridades competentes.

4. Personal diplomático y consular extranjero acreditado ante el gobierno argentino, en el marco de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas y la Convención de Viena de 1963 sobre Relaciones Consulares y al personal de los organismos internacionales acreditados ante el gobierno argentino, de la Cruz Roja y Cascos Blancos.

5. Personas que deban asistir a otras con discapacidad; familiares que necesiten asistencia; a personas mayores; a niños, a niñas y a adolescentes.

6. Personas que deban atender una situación de fuerza mayor.

7. Personas afectadas a la realización de servicios funerarios, entierros y cremaciones. En tal marco, no se autorizan actividades que signifiquen reunión de personas.

8. Personas afectadas a la atención de comedores escolares, comunitarios y merenderos.

9. Personal que se desempeña en los servicios de comunicación audiovisuales, radiales y gráficos.

10. Personal afectado a obra pública.

11. Supermercados mayoristas y minoristas y comercios minoristas de proximidad. Farmacias. Ferreterías. Veterinarias. Provisión de garrafas.

12. Industrias de alimentación, su cadena productiva e insumos; de higiene personal y limpieza; de equipamiento médico, medicamentos, vacunas y otros insumos sanitarios.

13. Actividades vinculadas con la producción, distribución y comercialización agropecuaria y de pesca.

14. Actividades de telecomunicaciones, internet fija y móvil y servicios digitales.

15. Actividades impostergables vinculadas con el comercio exterior.

16. Recolección, transporte y tratamiento de residuos sólidos urbanos, peligrosos y patogénicos.

17. Mantenimiento de los servicios básicos (agua, electricidad, gas, comunicaciones, etc.) y atención de emergencias.

18. Transporte público de pasajeros, transporte de mercaderías, petróleo, combustibles y GLP.

19. Reparto a domicilio de alimentos, medicamentos, productos de higiene, de limpieza y otros insumos de necesidad.

20. Servicios de lavandería.

21. Servicios postales y de distribución de paquetería.

22. Servicios esenciales de vigilancia, limpieza y guardia.

23. Guardias mínimas que aseguren la operación y mantenimiento de Yacimientos de Petróleo y Gas, plantas de tratamiento y/o refinación de Petróleo y gas, transporte y distribución de energía eléctrica, combustibles líquidos, petróleo y gas, estaciones expendedoras de combustibles y generadores de energía eléctrica.

24. S.E. Casa de Moneda, servicios de cajeros automáticos, transporte de caudales y todas aquellas actividades que el BANCO CENTRAL DE LA REPÚBLICA ARGENTINA disponga imprescindibles para garantizar el funcionamiento del sistema de pagos.

Recordamos las indicaciones del Ministerio de Salud (0800-222-1002), también podés descargar las imágenes que preparamos y compartirlas en redes sociales:

Foto 1: Télam
Gráfica: Delfina Márquez / Paula Azcue