El proyecto presentado por el diputado provincial Pablo Villegas, del Movimiento Popular Fueguino, y apoyado por organizaciones ambientalistas locales y nacionales, es el corolario de un proceso iniciado en 2018, cuando se instaló con fuerza el posible establecimiento de salmoneras en el Beagle.

La salmonicultura es la siembra y cosecha intensiva de salmónidos bajo condiciones controladas para fines comerciales. En este tipo de producción, los salmones engordan hacinados en “jaulas de redes abiertas o flotantes” ubicadas en bahías y fiordos a lo largo de las costas, una técnica que se originó en Noruega a finales de 1960. Implica el suministro de antibióticos a los peces junto con aditivos para promover su crecimiento y pigmentación, lo cual da como resultado un producto artificial de cualidades muy diferentes a los peces salvajes. Además, los especialistas indican que el salmón es originario del hemisferio norte y que resulta un depredador sin competencia para la biodiversidad local.

El camino legislativo de este proyecto de ley se inició luego de que se conociera la suscripción de un convenio entre el Gobierno de Tierra del Fuego y Noruega a fin de estudiar la factibilidad de la explotación de la cría de salmónidos a escala industrial en la zona del Canal Beagle, lo que causó el rechazo inmediato de distintos grupos ambientalistas locales, vecinos y logró que chefs de todo el país se unieran en una campaña para visibilizar la amenaza que implicaría avanzar con ese acuerdo.

En rigor, solo se trató de un convenio de factibilidad suscripto por la ex gobernadora Rosana Bertone con empresas noruegas, derivado de un convenio de cooperación firmado tiempo antes por el ex presidente Mauricio Macri con autoridades del mismo país, donde la actividad está permitida.

Los estudios de factibilidad nunca se terminaron y Bertone decidió no avanzar con el proyecto, aunque Organizaciones No Gubernamentales (ONG), a la que se sumaron referentes científicos del Conicet y entidades académicas como la Universidad Nacional de Tierra del Fuego (Untdf) comenzaron a insistir con la sanción de una ley que prohibiera la salmonicultura en el ámbito provincial.

Tierra del Fuego será pionera a nivel global en proteger al ambiente contra este proceso nocivo para el medio ambiente y el ecosistema natural”, aseguró Villegas a la prensa fueguina.

Los impulsores de la iniciativa citan como argumentos los antecedentes registrados en Chile, donde la instalación de salmoneras derivó en graves problemas para los ecosistemas marítimos. Hace poco tiempo, en el Fiordo de Comau, se produjo una catástrofe ambiental que generó la muerte de más de 6.000 toneladas de salmones y una contaminación sin precedentes en la zona”, mencionó Villegas.

La ley que fue modificada durante el trabajo legislativo en comisión prohibirá “el cultivo y producción de salmónidos en aguas jurisdiccionales de la provincia” con el objeto de “asegurar la protección, preservación y resguardo de los recursos naturales, los recursos genéticos y los ecosistemas lacustres y marinos” de Tierra del Fuego.

La prohibición no será absoluta porque contemplará “actividades de cultivo para el repoblamiento” y reconocerá “los proyectos existentes de acuicultura”.

El doctor en biología e investigador principal del Conicet Adrián Schiavini explicó a Télam que uno de los riesgos de las salmoneras es el escape de ejemplares al mar, que luego compiten con especies nativas y diseminan enfermedades. “Una jaula de red, colgada en el mar, llena de salmones, es como poner un tarro lleno de caramelos en la puerta de un colegio, para el que pase se sirva. Para los lobos marinos, los salmones gratis se obtienen empujando y rompiendo las redes”, ejemplificó el científico.

Además, los salmones criados en cautiverio generan enfermedades que afectan a la producción, añadió. “La más famosa es el virus ISA (Anemia Infecciosa del Salmón). Para contrarrestar este problema, se usan antibióticos y fungicidas (algunos prohibidos como la Verde Malaquita) que se incorporan en la comida y en consecuencia son liberados al medio ambiente. No sabemos cómo esas sustancias afectan a las bacterias, que son los organismos esenciales para sostener a todos los ecosistemas”, completó Schiavini.

Detalles del proyecto de ley “Prohibición en toda jurisdicción provincial la explotación en criadero de especies salmónidas”

Artículo 1°: Prohíbese en toda la jurisdicción de la Provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, en ámbitos territoriales, lacustres o marítimos la instalación de criaderos o establecimientos de procesamiento de especies eticólas salmónidas, bajo cualquier modalidad.

Artículo 2°: Prohíbese en toda la jurisdicción de la Provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, en ámbitos territoriales, lacustres o marítimos, toda explotación industrial o comercial surgida de la piscicultura de especies ¡eticólas salmónidas, bajo cualquier modalidad.

Artículo 3°: Créase la Unidad de Multa (UM) a los efectos de sancionar el incumplimiento de la presente ley, equivalente al veinte por ciento (20 %} del salario mínimo vital y móvil de la categoría 10 del escalafón seco de la Administración Pública provincial.

Artículo 4°: Ante el incumplimiento de los artículos 1° y 2° de la presente ley, la autoridad de aplicación dispondrá las siguientes sanciones: a) inmediata clausura del establecimiento y obligatorio decomiso de todas las instalaciones removíbles, como así también de la materia prima existente>y b) pago adicional de una multa no inferior a cien (100) y no superior a un mil quinientas (1.500) unidadesÜie U.M. La reglamentación determinará procedimientos, destino de los bienes decomisados y multas que deban abonarse.

Artículo 5°: El Poder Ejecutivo establecerá la autoridad de aplicación de la presente ley.

Artículo 6°: La presente ley es de Orden Público y será reglamentada en un plazo no mayor a treinta (30) días. Artículo 7°: Comuniqúese al Poder/Ejecutivo .