La medicina naturista comienza a ganar espacio dentro de los hospitales. El Hospital Municipal “Dr. Manuel B. Cabrera” de la ciudad bonaerense de Coronel Pringles incluirá dentro de sus tratamientos sesiones de Reiki. La innovadora idea, ya fue aprobada por los directivos del Hospital.

Nicolás Queti, Director del Hospital, en una rueda de prensa manifestó: “La idea surgió desde un grupo de trabajo que desde hace tiempo busca mejorar el bienestar de los pacientes y la gente que trabaja en el hospital, dentro de varias líneas de trabajo, una fue la del reiki. Es una terapia que ya está reconocida por la OMS y cada vez se habla más en el mundo de las terapias complementarias”, agregó el profesional.

“Quizás no tienen un aval científico, como puede ser un trabajo de investigación, pero está comprobado que a la gente le va mejor con este tipo de  tratamientos. Dentro de nuestro grupo de trabajo hay gente muy vinculada a estas cuestiones, que las contacté con reikistas, y la verdad que estamos muy entusiasmados”, detalló Queti.

El reiki, por definición, es una práctica espiritual creada en 1922 por el budista japonés Mikao Usui y adaptada y desarrollada por maestros de varias tradiciones. Usa una técnica llamada comúnmente imposición de manos o toque terapéutico como forma de medicina alternativa. Se basa en el ki, una fuerza vital. Los practicantes de reiki creen que transfieren «energía universal» (reiki) en forma de ki a través de las palmas de las manos, y que esta energía permite la autosanación y alcanzar un estado de equilibrio.

A pesar de la antigüedad de la práctica durante gran parte del siglo XX la medicina occidental, criticó el uso del reiki, pero en las últimas décadas, diferentes centros asistenciales en el mundo, y en nuestro país, tal es el caso de Hospital Elizalde, Hospital Tournú y Hospital Piñeiro se han abierto a este tratamiento alternativo, que tiene demasiadas cosas a favor, su bajo costo y el buen resultado que consigue en los pacientes.

Según las últimas investigaciones, a pesar de que la ciencia tradicional no ha podido explicar cómo funciona, es indudable que luego de una sesión de Reiki existe una clara mejoría en el estado anímico de los pacientes, lo que no es poco teniendo en cuenta que muchas veces se trata de pacientes oncológicos o bajo efectos de fuertes traumas postquirúrgicos.

El Hospital de Coronel Pringles es el primero de la provincia de Buenos Aires que acepta el desafío de incluir una terapia alternativa dentro de sus tratamientos oficiales. Las sesiones se hacen con reserva y la primera es gratuita.