Empecé haciendo prótesis para perros, y ahora comencé con las sillas de ruedas o carros para perros, porque vi que había una necesidad“, explicó Alejandro Colli, de 19 años, el creador de este proyecto que se solidariza con las mascotas.

Se trata de Propaw Lab, prótesis caninas en 3D se dieron a conocer a través de redes sociales “y los pedidos no dejan de llegarme. En dos semanas, ya entregué tres sillas”, explicó el joven que lo hace gratis porque “hay mucha gente que las necesita y no tiene dinero. Si quieren hacer donaciones, son bienvenidas, pero yo no cobro”, aclaró.

Colli pide a los dueños de los perros algunos requisitos, entre los que incluye la recomendación veterinaria para el uso de la silla, que tenga las patas impedidas, las medidas del animal y un video para ver su movilidad.

El proceso consiste en imprimir en 3D “las uniones y las ruedas usando filamento PLA (ácido poliláctico). Después uso tornillos, tubos acrílicos, mangueras y los agarres que unen el dispositivo al perro, que son de velcro“, explicó el joven emprendedor que quiere ampliar su proyecto “porque también tengo un modelo propio de prótesis de patas canina, pero es un proceso más complejo, con otros tiempos, porque la adaptación del perro hay que hacerla con un fisioterapeuta“, explicó.