Desde el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) destacan los beneficios de su implementación de las vaquitas de San Antonio e impulsan su reproducción casera. Por sus características morfológicas, estas resultan vistosas, simpáticas y amigables, pero eso no es todo, ya que tienen una acción predadora significativa sobre insectos de cuerpo blando, tanto en su estadio larval como adulto, que las convierte en una herramienta de control biológico ideal para producciones agroecológicas. 

Llegan a consumir hasta 800 insectos plagas a lo largo de su ciclo”, indicó Carla Chiandussi, técnica especialista en cría de enemigos naturales del INTA La Consulta, Mendoza, quien destacó su “acción predadora significativa”, tanto en su estadio larval como adulto, sobre insectos de cuerpo blando. Entre las plagas que consume están los trips, pulgones y arañuela.

Por su parte, Silvina Panonto, también del INTA La Consulta, señaló que “es muy importante que estos procesos de control biológico se implementen en las chacras”, y no dudó en asegurar que esta herramienta es uno de los principios de una serie de cuestiones de manejo sustentable que deberían respetarse para que un cultivo sea agroecológico.

Así es como desde el INTA impulsan la cría casera de las vaquitas de San Antonio a fin de ser incorporadas a las producciones hortícolas de la región, como parte de un grupo de prácticas agroecológicas a implementar.