El cargador para este tipo de autos, que aún no tienen un desarrollo masivo en la Argentina, tiene un costo de unos mil dólares, una potencia de 7,5 kW y la demora para cargar es de entre 6 y 7 horas.

Esta es una muestra simbólica de todo el proceso que hacemos en función de la lucha contra el cambio climático“, sostuvo la gobernadora Arabela Carreras durante el acto de inauguración. “Los efectos de este fenómeno son cada vez más palpables, con situaciones climáticas extremas. Es evidente que el mundo tiene que avanzar hacia la disminución de los gases de efecto invernadero”, remarcó.

La mandataria rionegrina explicó que un primer paso es avanzar con la instalación de este tipo de estructuras, “para luego poder potenciar el uso de vehículos eléctricos”.

Por su parte el secretario de Energía provincial, Néstor Pérez, destacó que esta inauguración es “un hito muy importante” para Río Negro. “Uno de los lineamientos en los que trabajamos es la movilidad eléctrica. Para nosotros, mostrar este punto de carga de autos eléctricos es muy importante para exponer el trabajo realizado y para concientizar”, precisó el funcionario.

También adelantó que se planea la inauguración de más puntos de carga en la provincia: “Esto ya ha sido refrendado por la Gobernadora, que es una férrea defensora de todo lo que es energía renovable”, completó.