El domingo en la localidad de Carlos Tejedor en el interior profundo de la Provincia de Buenos Aires quedó inaugurada la primera planta del país que produce electricidad a partir de los desperdicios vacunos. 

Es un emprendimiento único en el país por la producción sustentable de energía, la planta se halla en el establecimiento “La Micaela” y la inaguración se produjo en el marco de la Expo Rural 2016 de Tejedor, el hecho buscó alentar el uso de estiercol para producir la generación de biogás por descomposición anaeróbica, un modo considerado útil para producir energía eléctrica y biofertilizante.

El tejedorense que tuvo la idea fue Luis Urdangarín, quien se unió a dos ingenieros, que materealizaron la idea junto a Perico Sanz, gasista y Daniel García, quienes lograron llevar a la realidad un sueño. “Simplemente buscaba poder producir y hacer un circulo virtuoso, pero respetando el suelo“, comenta Urdangarín. Entre todos han hecho posible que hoy la planta produzca electricidad limpia que ahora podrá contar Carlos Tejedor, que de esta manera se convierte en un Municipio pionero en cuanto a energías renovables.

“Lo hicimos a la pobre”, resalta Luis al recordar que fueron los propios ingenieros los encargados de remover tierra con tractores para hacer la plarnta. “Tuve suerte de encontrar a buena gente, quienes me bancaron cuando no tenía plata para pagar” La planta además se financió con un crédito del Banco Nación.

Hoy Carlos Tejedor se une a los municipios del país que apuestan por producir otra forma de energía más amigable con el medio ambiente.