Por Leandro Vesco – Fuente: Diario Río Negro – Fotos: Télam

“Explotó el cañadón de Nataine, esto es un infierno en llamas. A las 4 de la tarde hubo tres explosiones que elevaron las columnas de humo a 4.000 metros de altura, similares a hongos atómicos”, detalló ayer un wwwigo directo del acontecimiento. El incendio que sufre Chubut es el peor en su historia.

La situación no puede ser más adversa. Según estimaciones, “el fuego corrió a 16 metros por minuto, en esas condiciones es imposible que los brigadistas puedan hacer algo. Estamos en plena selva valdiviana, con vegetación espesa y seca de caña colihue, lengas y ñires que generan llamas de hasta 40 metros de altura”, precisó un bombero. Allí, por las condiciones ambientales, tampoco pudieron operar los aviones hidrantes. “Hicieron un par de tiros, pero después tuvieron que abandonar porque la cortina de humo es muy espesa y no los deja pasar. Ahora están tirando en la otra cabecera, detrás del lago Lezana, donde todavía se ve algo”, subrayó el mismo vocero a media tarde.

En consecuencia, el cambio de escenario al fondo del lago Cholila está generando que el frente más activo siga avanzando “a gran velocidad”, con “peligro de bajar al lago Rivadavia por el arroyo Coronado” e ingresar ya a los límites del Parque Nacional Los Alerces, situación que se estuvo controlando en los días previos. Esto es lo que se intenta evitar, que áreas vírgenes y zonas de gran importancia naturales por su biodiversidad queden arrasadas por las llamas.

La temperatura superó los 30 grados, mientras que “el incendio genera sus propios vientos cambiantes, que llevan las llamas para cualquier lado. Estamos en un escenario dantesco, realmente asusta a la distancia el bramido del fuego”, reflejó otro de los pobladores consultados. Un pronóstico de lluvias recién está marcado para el lunes 2 de marzo (4.4 mm) y para el sábado 7 de marzo (0,2 mm).

Otro hecho singular que se produjo durante la tarde del jueves -en el mismo sector-, estuvo protagonizado por dos hombres que cruzaron todo el lago Cholila en una lancha para insultar a los brigadistas. Una vez que pudieron ser detenidos no quisieron identificarse y fueron trasladados para ponerlos a disposición de la policía. En tanto, el fuego cercano al complejo “San Esteban”, “sigue descontrolado. Quemó una gran superficie y todavía hay gente custodiando las propiedades”, explicaron.

En el caso del paraje El Turbio (al fondo del lago Puelo), recién después del mediodía pudo operar el helicóptero de Gendarmería Nacional, llevando el racionamiento a los combatientes acampados en la escuela 186. “Las acciones están concentradas en Mallín del Cuero, cerca del cerro Plataforma y de las nacientes del río Turbio, donde el incendio no prosperó demasiado. Por suerte no hay casas en peligro y en todas hay gente preparada con motobombas instaladas, por si llega el fuego”, graficó uno de los jefes.

Desde que comenzó el verano, Chubut ha tenido que sufrir los peores incendios de su historia, semanas atrás le tocó el turno a la región este, a la zona de Playas Doradas y Sierra Grande, debiendo evacuarse cientos de habitantes. Cuando la peor parecía haber pasado y con las fatales pérdidas que provocó aquel incendio aún latentes, en lo más profundo de los bosques más bellos del mundo se despertó un monstruo ígneo que hoy se halla descontrolado con una naturaleza infernal que devora todo a su paso.