Nuestro país tiene una enorme deuda con los descendientes de africanos, a quienes se los margina, excluye y discrimina. No existe en la actualidad una sola estadística que brinde un panorama real de esta población, con el fin de terminar con este vacío el INDEC (Instituto Nacional de Estadística y Censos) y la Secretaria de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural organizaron la primer mesa de diálogo sobre la inclusión del autoreconocimiento afrodescendiente entre las consultas del censo nacional del año 2020.

Para llevar a cabo el proceso de inclusión de los afrodescendientes, los investigadores del INDEC admiten que las Naciones Unidas recomiendan que para trabajar sobre estas comunidades lo primero que deben hacer es llevar a cabo actividades y acciones de autoreconocimiento, por este motivo en la mesa de diálogo se debatió acerca de qué tipo de pregunta formular en el próximo censo del año 2020. Es importante que la persona censada sepa y se reconozca un afrodescendiente.

La mesa de debate se realizó como taller, con el nombre “Afrodescendientes: hacia la inclusión de la variable afro en el Censo 2020“. La Directora Nacional de Estadísticas Sociales y Población Gladys Massé comentó a la prensa: “Éste es el inicio de un hecho de participación colectiva sumamente fructífero. Todo este trabajo es con vistas a la primera prueba piloto del Censo 2020, oportunidad en la que se van a probar y ajustar las preguntas del cuestionario”.

Según la Secretaría de Derechos Humanos, la población negra en nuestro país fue producto de la trata esclavista de fines del siglo XVI. En 1778 se llevó a cabo un censo, que determinó que en las provincias del norte más del 50% de la población era negra, en todo el territorio nacional el porcentaje era muy alto. En un texto que difunde desde su página de Internet, traza un panorama acerca de por qué los negros en Argentina fueron discriminados: “En nuestro país, las clases dominantes criollas utilizaron cientos de miles de personas esclavizadas para el trabajo rural, doméstico y artesanal. Así como resulta un dato histórico el descenso de la población afro a raíz de su participación en las guerras independentistas en las primeras líneas como “carne de cañón“, y posteriormente, el sufrimiento de la peste de la fiebre amarilla, también se verifica simultáneamente un proceso social y político de ocultamiento

“En efecto, el proyecto modernizador hizo que la población afro constituyera la otredad para la elite, comenzando la negación de su existencia e iniciado la blanquizacion de la población construyendo el mito de la no existencia de negros en la Argentina pasando a ser nuestros primeros desaparecidos, construyendo un imaginario social que trae como consecuencia la desigualdad y la exclusión

En el Taller que se hizo en el INDEC se coincidió en la necesidad de promover acciones para concientizar y comunicar a la sociedad acerca de la importancia social y cultural que la población negra ha tenido para nuestro país. Junto al INDEC están trabajando representantes de distintas organizaciones de afrodescendientes, tales como la Asociación Civil Todo en Sepia (TES), la Comisión Organizadora 8 de Noviembre, la Asociación Misibamba, la Asociación Cultural Brasilera A Turma da Bahiana y referentes afro religiosos.