El estado de Guyarat, al oeste de la India, es una zona que cuenta con 300 días al año de plena luz, por lo que es ideal para cumplir los objetivos de desarrollo sostenible fijados por las Naciones Unidas: aprovechar los rayos del sol para generar energía que fomente la producción eléctrica del estado y reducir así su dependencia de combustibles fósiles que contribuyen al calentamiento global.

El Secretario General Ban Ki-moon pidió a todas las naciones que limiten el aumento de la temperatura del planeta a dos grados centígrados, por medio del uso de fuentes de energía alternativa, eficiente y limpia. La India está respondiendo a esta petición con el primer proyecto de canal solar del mundo, de 10 megavatios, que se extiende a lo largo de 3,6 kilómetros sobre un canal que cruza la ciudad de Vadodara.

El proyecto usa unos 35.000 paneles solares. La mayor parte de la energía se usa para mantener el parque solar, que inicialmente dependía de la red eléctrica nacional. Ahora, la energía que se ahorró se redistribuye por poco dinero a la comunidad local, y la gente puede confiar en la disponibilidad de la electricidad que era poco fiable en el pasado.

El Gobierno de la India creó un plan para financiar el 30% del costo de los proyectos en todos los estados que lleven a cabo iniciativas similares. El proyecto del canal solar de Vadodara demuestra que la creatividad, la voluntad política y el apoyo de la comunidad pueden ayudar a reducir los gases de efecto invernadero y a limitar el impacto del cambio climático en el mundo.