El presidente Mauricio Macri socializó su idea de importar casas prefabricadas de origen chino destinadas a la construcción de viviendas sociales. La noticia no cayó bien en el Colegio de Ingenieros de la provincia de Buenos Aires (CIPBA), para su titular Norberto Beliera esto pone es riesgo la “pérdida de puestos de trabajo de obreros, técnicos y profesionales” que están totalmente capacitados para hacer esta clase de viviendas.

Para el presidente del Colegio de Ingenieros es también inaceptable que se haya contratado a una consultora danesa para realizar el Plan Maestro de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires “como si no tuviéramos profesionales capacitados para ello en nuestro paisBeliera pone en duda la calidad de las viviendas que vendrán de China. Se trata de un diseño básico, que se ensamblan fácilmente y que cubren una superficie de 60 metros cuadrados.

Según trascendió, podrían llegar al país 15.000 unidades de estas casas prefabricadas chinas. La primera etapa es ver cómo pasan la prueba piloto de ensamblado y si para el gobierno es factible, van a reemplazar todos los diseños de las casas de planes sociales con estas prefabricadas chinas, que requieren muy pocas personas para volverlas habitables. Dejando atrás a obreros, técnicos y demás trabajadores vinculados a la construcción.

Para Baliera la noticia no pude venir en peor momento: “Venimos de meses de caída en la actividad de la construcción, por lo que la llegada de casas importadas sería otro duro golpe a uno de los sectores mas castigados de la economía. Traer casas chinas, contratar profesionales dinamarqueses o importar ingenieros de Italia son decisiones poco felices que demuestran cierto desprecio por los profesionales locales”

Las casas prefabricadas chinas, siempre según el titular de la CIPBA, demuestren el poco interés del gobierno de revertir tantos meses de caída en la construcción y en cuidar el trabajo local. “La reactivación está tardando mas de lo esperado, por lo que sería bueno primero poner en marcha esos proyectos antes de volver a cercenar el empleo local importando hasta las viviendas de China