Con el objetivo de reducir el uso de envases de plástico, las compañías británicas que suministran agua potable, nucleadas en Water UK, se unirán a la campaña “Refill” (que ya logró instalar 1.600 puestos para “rellenar” las botellas) y así crear una red nacional a la que podrán adherirse cafés, tiendas, negocios, museos o instituciones públicas que quieran ofrecer a sus clientes la posibilidad de recargar gratis agua.

La campaña, prevista hasta 2021, busca instalar nuevas fuentes públicas y restaurar algunas históricas que han caído en desuso. Además, a través de una aplicación en los teléfonos móviles la gente podrá saber dónde está el punto de recarga más cercano.

La primera empresa que se une al plan nacional de agua potable es Whitbread plc, dueña de 3.000 locales de Costa Coffee y la cadena de hoteles Premier Inn, anunció que a partir de marzo de este año comenzará a ofrecer agua potable gratis para clientes y transeúntes.

Como una industria con un fuerte enfoque en el medio ambiente, nos apasiona abordar los problemas causados por las botellas de plástico, que obstruyen los ríos y desagües, y contaminan nuestros mares“, expresó Michael Roberts, consejero delegado de Water UK.

Al rellenar botellas de agua, todos podemos ayudar a convertir esta marea dañina de desechos de plástico. Este país tiene una de las mejores fuentes de agua potable del mundo y queremos que todos se beneficien de ello“, apuntó.

Natalie Fee, fundadora de City to Sea, una organización que impulsa el esquema de recarga, dijo que han visto un gran interés por la campaña en toda Inglaterra, desde individuos que desean hacer una diferencia en su comunidad hasta cadenas nacionales que quieren ofrecer la posibilidad de llenar gratis las botellas de sus clientes.

La semana pasada, la primera ministra, Theresa May, se comprometió a eliminar los residuos que se pueden evitar en un período de 25 años. Instó además a los supermercados a introducir pasillos libres de plásticos donde toda la comida se venda sin empaque y a granel.

También prohibió hace algunas semanas, el uso de micropartículas de plástico en los productos de cosmética y cuidado personal como las que contienen los exfoliantes, pastas dentales o cremas de afeitar debido al daño que producen en la fauna marina.

A su vez, el Parlamento británico propuso establecer que se pague un impuesto de 25 centavos de libra por cada vaso de papel desechable para café y que además, para 2023, sean de material reciclable.