El lobito fue trasladado a la costa atlántica bonaerense para su posterior reinserción en su hábitat natural. Fue divisado en un camino y desde ahí fue trasladado a la reserva provincial Las Piedras de Gualeguaychú.

Hasta allí llegaron los inspectores de la Secretaría de Control y Monitoreo Ambiental del Ministerio, que se encuentran en viaje con destino a la localidad bonaerense de San Clemente del Tuyú donde, en articulación con la Fundación Mundo Marino se espera que el lobo marino pueda ser reinsertado a la brevedad a su entorno natural en agua salada.

La presencia del mamífero en Gualeguaychú es inusual. Se sospecha que ante la baja temperatura de las aguas marinas, el ejemplar habría llegado al río Gualeguaychú en búsqueda de alimento. Otros eventos climáticos, como tormentas o crecidas o bajantes extraordinarias de cursos hídricos, son posibles motivos por los que este tipo de animales se distancian de sus rutas de referencia habituales y aparecen perdidos fuera de su hábitat.