El Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad de Buenos Aires instalará a modo de prueba piloto tapas y rejillas de plástico recuperado en el sistema pluvial, con lo que intentarán reemplazar a las tradicionales de hierro.

La materia prima que se utiliza es polietileno recuperado, proveniente de materiales reciclables cuya obtención se genera a partir de los plásticos recuperados por las cooperativas de recuperadores urbanos de la Ciudad.

La primera tapa será reemplazada en Avenida Perito Moreno y Varela, y se contempla instalar 10 más en las bocas de registro (redondas) y en 8 sumideros (rectangulares). Si el resultado es exitoso, se reemplazarán con tapas y rejillas de plástico las que actualmente falten o estén rotas.

La ciudad cuenta con más de 29.000 sumideros y 10.000 bocas con tapas de hierro, “mucho más pesadas y rompibles”, según indicaron las autoridades.

La prueba piloto se realiza en el marco de la ampliación de la red pluvial en el Barrio 1-11-14, que consiste en la colocación de 532 metros de conductos nuevos bajo la Avenida Perito Moreno, entre Varela y Bonorino.

De esta forma, se conforma “el ciclo de Economía circular”, donde los materiales recuperados tienen nuevo uso. “Las bocas plásticas son más resistentes y duraderas y por sobre todo, son producidas con plástico recuperado. La botella que separa el vecino vuelve a la ciudad en un material de mantenimiento indispensable para la convivencia ciudadana”, declaró en un comunicado oficial el Ministro de Ambiente y Espacio Público porteño, Eduardo Macchiavelli.