Personal de la Prefectura Naval, Fauna Silvestre, Defensa Civil y vecinos de Mar del Plata trabajan contrarreloj para intentar regresar al mar a una ballena que quedó varada en el balneario de Punta Mogotes. El cetáceo tiene seis toneladas y un largo de ocho metros. Alrededor de mil personas observaban el operativo.

“La situación es muy compleja. La idea es cuidar a la gente que se acerca para ayudar y esperar a la próxima marea, a ver si la ballena llega con vida. Además haremos análisis de sangre para ver por qué patología puede haber llegado a la costa”, comentó a la prensa Alejandro Saubidet, director científico del Aquarium Mar del Plata.

El ejemplar es uno juvenil de la especie ballena jorobada. La tarde del sábado último la ballena quedó varada en el Balneario 15 de Punta Mogotes. Enseguida comenzaron las tareas para tratar de regresarla al mar, aunque los esfuerzos han sido en vano.

Se intentó mover la ballena con una grúa, pero el rodado quedó encallado en la arena. La idea ahora es que barcos remolcadores puedas sujetarla y llevarla mar adentro. La ballena, se supo, no hace ningún esfuerzo por regresar al mar.

A medida que pasan las horas el cuadro es peor, porque sus órganos internos se van comprimiendo. Nunca se había dado una situación así en esta zona con una ballena de estas características, que además suele viajar en grupo. Las ballenas que suelen verse acá son las Franca Austral”, explicó el especialista de Aquarium.

Para el personal de Fauna Silvestre, “no está claro si tuvo algún problema y se desorientó o si se acercó a la orilla porque tiene alguna enfermedad”, y precisaron que este tipo de ejemplares “es raro en la zona”.