Una publicación en Facebook en un grupo llamado “Mercado libre Sgo. Del Estero” exhibió la fotografía de un tatú carreta junto a una oferta de venta. Este animal originario del este de sudamérica, se encuentra en peligro de extinción y es perseguido por cazadores furtivos para consumir su carne o para ser vendido a zoológicos privados o coleccionistas que llegan a pagar por un ejemplar vivo hasta 250.000 dólares.

El hecho generó un debate sobre la venta y el consumo de esta especie del monte santiagueño. El usuario que realizó la publicación se apellida Lugones, y lo que escribió fue: “Vendo. Cuanto ofrecen?“. 

 

Los comentarios de los otros usuarios se dividieron entre los que querían comprarlo y los que expresaban repudio y promovían la denuncia penal.  Muchos ofrecieron cifras, entre $250 y $500, para quedarse con el animal. De estos compradores, algunos manifestaron que lo querían para evitar que lo maten, mientras que otros señalaron que “es un animal que se puede comer”.

Nuestro país se encuentra suscripto a la Convención Internacional sobre Comercio de Especies de Fauna y Flora silvestres amenazadas, el organismo que establece distintas categorías para las especies según el grado de peligro en que se encuentren, y que sostiene que el tatú carreta está dentro de los animales en vías de extinción. Asimismo, se resalta que queda prohibido su comercio entre todos los países signatarios de la convención. Dicha prohibición se refiere al comercio internacional y se incorpora a los de la Ley de Fauna (22421/81) la cual prohíbe la venta en el país de ejemplares de la fauna autóctona.