Ushuaia, la ciudad más austral del mundo, se asienta a orillas del Canal de Beagle, una de las postales más festejadas es la del remolcador Saint Christopher que se encuentra encallado frente al puerto de la localidad austral desde el año 1954. Por deterioro en su casco, hecho de madera, corre riesgo de hundirse. Para conservarlo y ponerlo en valor, planean hacer un plan de rescate.

La historia del remolcador Saint Christopher se remonta a la década de 50 cuando llegó al puerto fueguino para rescatar al Monte Cervantes, un crucero alemán que se hundió frente al faro Les Eclaireurs, pero sufrió desperfectos en sus motores y timón que lo dejaron inutilizable. La compañía propietaria entró en quiebra y el barco quedó abandonado, a pocos metros de la costa de Ushuaia, convirtiéndose en un protagonista más de la realidad en la pintoresca ciudad.

En los últimos tiempos se comprobó que existe un progresivo deterioro del casco, fabricado en su totalidad de madera. La Prefectura Naval Argentina advirtió que el buque corre serio riesgo de hundirse, con lo cual se perdería un patrimonio histórico de la localidad austral. Según informa el diario La Jornada, distintas organizaciones sociales y empresariales alertaron sobre la necesidad de proteger el buque.

La gobrnadora de Tierra del Fuego, Rosana Bertone anunció que los trabajos de rescate del Saint Christopher lo coordinará la Dirección Provincial de Obras y Servicios Sanitarios (DPOSS), en el marco de un proyecto de poner en valor toda la costa ushuaiense.

“Vamos a consultar a técnicos especializados en embarcaciones de madera y convocar a instituciones y referentes locales vinculados con el rescate cultural y todo lo relacionado con la historia de Ushuaia y su relación con el Canal Beagle”, explicó el titular de la DPOSS, Guillermo Worman.

La ONG Ushuaia XXI, quien fue una de las impulsoras del rescate patrimonial, comunicó que solicitó a la Cámara de Diputados que se declare al barco “Monumento Histórico Nacional”. “Es parte de la historia de la ciudad. Se ha integrado al paisaje urbano y genera identidad, una especie de intercambio entre el que vive y el que lo rodea”, destacó Lovece.