La producción incluye una gran variedad de verduras y hortalizas como lechuga, acelga, berenjena, tomate, zapallito verde, zapallo anco, zucchini, ají, pepino, cebolla de verdeo, y aromáticas como perejil, albahaca, tomillo y orégano.

“La producción obtenida se destina al autoconsumo de la población carcelaria y del personal penitenciario de guardia, y se incorpora exitosamente al menú diario favoreciendo la variedad de las comidas y las dietas especiales a los internos con prescripciones médicas”, informaron desde el Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB).

El proyecto forma parte del Programa Incluirte, dentro de los talleres MAS (Mutua Ayuda Solidaria) con conciencia ecológica, impulsado por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos bonaerense, con el objetivo de capacitar y generar hábitos laborales en los internos, así como brindarles herramientas que a futuro sirvan a su economía familiar, una vez recuperada su libertad.