La tragedia del agua en el país deja ver la miseria de algunos productores rurales. El pueblo cordobés de Pozo del Molle “se hunde paulatinamente” a causa de las inundaciones y el intendente local, Carlos Salvático, responsabilizó a los productores de la zona por la construcción de “canales y terraplenes clandestinos“.

Sentimos impotencia total por el hundimiento paulatino del pueblo“, alertó el jefe comunal de la población de 5.600 habitantes situada en la zona sudeste de la provincia. El intendente aseguró que esa situación se da por el anegamiento de las calles del pueblo y que las napas se encuentran a nivel de la superficie, situación que describió como “desesperante”.

Sostuvo que “el pueblo está fundado sobre el lodo, una gelatina blanda que nace por los cortes del pavimento” y que ahora “el agua brota de las veredas”. Salvático indicó que la situación conlleva importantes perjuicios a la economía local, que tiene en la lechería a una de sus principales actividades. La leche no puede salir de los tambos y los tamberos están en una situación crítica. 

Lo que antes eran caminos para sacar la producción, ahora son canales. Esto hace que hoy sea imposible que pasen camiones de gran porte. Toda la leche que se produce no tiene por dónde salir“, explicó el intendente que ahora gobierna una isla rodeada de canales clandestinos.

El intendente dijo que la grave situación se inició hace tres años y culpó a los productores rurales, además de la planificación vial de los consorcios camineros.  “Los productores sólo piensan en drenar sus campos sin pensar lo que pasa a diez kilómetros con canales y terraplenes clandestinos. No piesan en sus vecinos

 
 

 

 

 

La persistencia de las lluvias en  el Litoral mantenía hoy cortadas varias rutas en las provincias  de Santa Fe y Entre Ríos, mientras en Córdoba denunciaron que la  localidad de Pozo del Molle sufre un “hundimiento paulatino” del  terreno por canales clandestinos que se abrieron para desagotar  campos inundados.    

En tanto, el Servicio Meteorológico advirtió que las  precipitaciones abundantes que comenzaron en los primeros días de abril  seguirán al menos hasta el miércoles 13 en todo el noreste argentino,  con posibles lluvias y ocasionales tormentas.    
Autoridades de Santa Fe recomendaron a la población extremar  la precaución al conducir por las rutas de la provincia, luego de  que la Dirección de Seguridad Vial informó que había interrupciones  por agua en la calzada en las vías de comunicación cercanas al  río Salado y en Colonia Teresa.    

Una de las situaciones más complicadas se reportó en la zona  de la ruta nacional 34, donde varios camiones quedaron detenidos en  las banquinas en tramos de seis kilómetros.    

En Entre Ríos, las clases fueron suspendidas hoy en La Paz y  en Feliciano por disposición del Consejo General de Educación de la  provincia a raíz de “las inclemencias climáticas que reinan en la  región”.    

La ministra de Desarrollo SocialLaura Stratta, remarcó que  allí la situación “es muy compleja por las características de la  población afectada”.    

Stratta dijo que había “cortes de luz y de rutas” en La Paz y  Sauce de Luna, donde la Provincia seguía “asistiendo a las  localidades, pero el tiempo no da tregua y el pronóstico no es  alentador”.    

“El departamento La Paz está todo complicado. Hay problemas en  San Gustavo, Santa Elena, Piedras Blancas, Paraje Quebracho y la  zona de Yeso, donde no hemos podido ingresar”, añadió.    

Asimismo, dijo por radio La Plaza que a las complicaciones  meteorológicas se sumaron otras dificultades, como “desabastecimiento  y remarcación de precios” o “cajeros sin dinero”.   

Desde Córdoba, el intendente de la localidad de Pozo del  Molle, Carlos Salvático, denunció hoy que las defensas que se  levantaron el viernes en los ingresos al pueblo se derrumbaron, lo que  agravó el estado de calles y edificios, por lo que las clases fueron  suspendidas por tiempo indeterminado.    

“La situación es desesperante”, remarcó, y explicó que en su  comuna “estamos literalmente asistiendo con una impotencia total al  hundimiento paulatino de nuestro pueblo” de 3.500 habitantes.    

Salvático responsabilizó por ello a “la mano del hombre  indiscriminada”, en referencia a productores agropecuarios que  construyen canales clandestinos para drenar sus campos, lo que deja a la  localidad bajo el agua.    

En diálogo con radio Cadena 3, precisó que el daño lo generaba  “la mano del hombre en construcción de canales y terraplenes” en  Molle, donde hay “cientos y cientos de canales clandestinos, cada  uno drenando sus campos”