Fuente: InfogeI

El vicegobernador de Río Negro, Pedro Pesatti, se reunió con el titular de la empresa provincial de tecnología INVAP, Horacio Osuna; para avanzar en la iniciativa de desarrollo de una “cápsula del tiempo”, un dispositivo para resguardar información sobre la historia del país, en el marco del Bicentenario de la Independencia, que se celebra en 2016.

La propuesta inicial fue realizada por Pesatti, en su calidad de presidente de la Comisión interpoderes destinada a organizar las actividades por el bicentenario de la independencia, quien aclaró que convocó a INVAP “por ser una empresa clave en el desarrollo de tecnología y conocimiento aplicado, elementos fundamentales para defender nuestra soberanía en los nuevos territorios en los que hoy se debate nuestra independencia”.

Tras el encuentro, se informó que “el dispositivo contaría con un segmento electrónico digital, cuyo propósito será el resguardo de mensajes multimediales que desde esta época llegarán hasta el año 2066, momento en que se conmemorarán los 250 años de la Patria”.

Pesatti explicó que la iniciativa permitirá “que todos los alumnos de nuestro sistema público de enseñanza, y los ciudadanos rionegrinos en general puedan alojar en un recipiente diseñado para ese fin sus ideas sobre el tiempo actual y los que vendrán, utilizando para expresarse textos, fotografías, audio y video”.

El proyecto incluye designar a una “tripulación de la cápsula del tiempo”: se trata de alumnos de escuelas primarias de la provincia, uno por localidad, los que tendrán la misión de custodiar ese legado y llegado el momento, cuando se cumplan los 250 años de la Independencia, abrir esa cápsula ante las nuevas generaciones.

La iniciativa prevé el desarrollo de un software vinculado a Internet, que permitirá a los alumnos de escuelas rionegrinas enviar sus mensajes para que sean incluidos en la cápsula.

Asimismo, el proyecto prevé el desarrollo de un software vinculado a Internet, que permitirá a los alumnos de nuestras escuelas, y a los ciudadanos que también decidan participar, enviar sus mensajes a la cápsula. El dispositivo deberá contar además con su propio sistema de reproducción del material digital multimedia que llevará alojado, pues es probable que dentro de medio siglo existan nuevas tecnologías que no comprendan el lenguaje de nuestros sistemas actuales.