Crece la preocupación en los habitantes de Tierra del Fuego ante una invasión de avispas conocidas como ‘chaqueta amarilla’ que fueron ganando lugar en las zonas rurales y urbanas.

Desde 2013 el avistamiento de este insecto cuyo nombre científico es Vespula Germánica se fue incrementando. Estas avispas se alimentan de jugos vegetales, pero ante una mayor necesidad proteica pueden comer insectos o animales en descomposición, ya que poseen mandíbulas para cortar la carne. Los especialistas confirmaron el crecimiento del número de estos insectos que hasta el momento sólo se habían avistado de manera aislada, y que son más comunes en la zona norte de la región Patagónica.

La ‘chaqueta amarilla’ está presente en San Juan, Mendoza, Neuquén, Río Negro, Chubut, Santa Cruz y en el sur de Buenos Aires. La atención sobre estos animales en Tierra del Fuego derivó de los wwwimonios brindados por vecinos y visitantes del municipio de Tolhuin, en la zona central de la isla, donde fueron capturados varios ejemplares que luego fueron llevados ante las autoridades.

Algunas medidas que pueden tomarse para controlar y prevenir la presencia masiva de la avispa y la posibilidad de ser picado:

No dejar alimentos ni residuos al aire libre.
Evitar caminar descalzo.
No agredirlas.
Vestir colores claros, evitar el uso de cosméticos y perfumes.
Mantener las ventanas cerradas.
En caso de picaduras lavar la zona con agua y jabón, aplicar una compresa fría, hielo, barro o vinagre, ya que retardan la absorción del veneno y los ungüentos alivian el dolor. En casos de numerosas picaduras o de personas alérgicas, debe consultarse a un médico en forma inmediata.