Los glaciares constituyen una de las reservas de agua dulce más importantes de nuestro país, ya que alimentan las cuencas hidrográficas del territorio. El cambio climático deteriora a estos cuerpos de hielo, y sumado a otras amenazas, la provisión de estos servicios ambientales puede verse comprometida en un futuro cercano.

Con el fin de dar a conocer los alcances de la Ley de Glaciares, la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación presentó el Inventario Nacional de Glaciares en Jujuy.

El Gobierno nacional, a través de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable como autoridad de aplicación de la Ley de Presupuestos Mínimos para la Preservación de los Glaciares y el Ambiente Periglaciar, se comprometió a fortalecer su implementación y desarrolló un plan de acción para finalizar el inventario nacional de glaciares junto al IANIGLA.

Esta herramienta tiene como objetivo identificar y caracterizar glaciares y geoformas periglaciares que actúan como reservas hídricas, con la información necesaria para su adecuada protección, control y monitoreo.

La finalización del Inventario Nacional de Glaciares simboliza un paso fundamental para conocer y conservar los recursos hídricos estratégicos de nuestro país. Se puede decir que en Argentina hay 16.968 cuerpos de hielo (16.078 sobre la cordillera de los Andes y 890 en las islas del Atlántico Sur), que ocupan una superficie de 8.484 km2, siendo Argentina el 2º país de América Latina con más glaciares.

El inventario es fundamental para protegerlos de las actividades que podrían perjudicarlos, como la liberación de sustancias contaminantes; la construcción de obras de arquitectura o infraestructura; la exploración y explotación minera e hidrocarburífera; o las actividades industriales. Todas estas actividades están prohibidas por ley.

Los glaciares además, son elementos emblemáticos del paisaje andino que deben ser estudiados, monitoreados y protegidos para poder conocerlos y preservarlos en su estado natural.