“Se fabrica y se diseña todo acá”. Con orgullo, Santiago Scaine habla del desarrollo que, por estos días, tiene a todos mirando la tarea que Santiago y su socio, dedicados a la fabricación detecnología que antes de ellos no existía en nuestro país. Ahora inventaron el primer escáncer 3D hecho en la Argentina y el primer lápiz digital. “Siempre supe que todo esto se podía fabricar acá y quise llevarlo a cabo”.
 
Santiago encabeza un dúo de jóvenes investigadores en inteligencia artificial y robótica que desarrolló el primer escáner 3D y el primer lápiz digital del país, fabricados ambos con totalidad de piezas de producción nacional. Forma dupla con Pablo González, ambos de 31 años, quienes desde hace tres años están al frente de Replikat, empresa que se dedica a la fabricación de estos equipos, y que hace unos meses presentó la primera impresora 3D, también con diseño y piezas argentinas.
El escáner 3D permite leer un objeto y devolverlo en un archivo en tres dimensiones en una computadora, que a partir de ahí puede reproducirlo en su forma física, a través de una impresora 3D. Y ahora con el lápiz digital, es posible dibujar “en el aire” todo tipo de objetos en 3 dimensiones, a partir de un trazo de material plástico, retocar una pieza o mejorar una dañada.
Con esto se cierra el círculo de poder copiar un objeto, imprimirlo y tener la posibilidad de retocarlo o modificarlo, lo cual abre un panorama novedoso para las empresas, especialmente las pequeñas y medianas, de poder acceder de manera más rápida a determinadas piezas para sus maquinarias que son costosas porque provienen de afuera o que directamente ya no se fabrican.
 
“Nos llevó casi un año el desarrollo del escáner. Logramos un producto donde un puede colocar una pieza y obtener el modelo en tres dimensiones”, indicó Scaine a Télam, quien subrayó que con este desarrollo “hasta es posible escanear una pieza rota, sus pedazos separados y juntarlos en la computadora”.
 
Indicó que “con el lápiz se pueden retocar objetos, hacerles alguna mejora”, y añadió que “posibilita crear desde crear de cero, hasta inventarle partes nuevas a una pieza”. Aseguró que “los dos desarrollos son 100% argentinos”, y precisó que “las plaquetas electrónicas, el diseño de la electrónica, del software y de las carcasas, y su fabricación se hicieron en el país, lo mismo que la boquilla del lápiz 3D, que asombra a muchos porque es de mucha precisión”.
 
Scaine destacó el cambio de paradigma experimentado por la Argentina en la última década en cuanto a desarrollo tecnológico, que permitió al país llegar a colocar un satélite en el espacio, como pocos en el mundo lo hicieron. “Mi primer trabajo después de recibirme de técnico a fines de los `90 fue en Mc Donald`s. El colegio técnico estaba fuera de moda”, remarcó el emprendedor, quien comparó que “hoy en día, no creo lo que está pasando, que Argentina haya puesto un satélite en el espacio. Si tenía que apostar plata a fines de los `90 que eso sucedería, no lo hacía”.
“Uno puede hacer realidad ese tipo de desarrollo, cuando antes yo salí del colegio técnico y mi opción más rápida fue ir a trabajar a Mc Donald`s, subutilizando la capacidad de conocer sobre máquinas térmicas y eléctricas, por ejemplo”, remarcó Scaine. En cambio consideró que “el universo les cambió muchísimo a los chicos”, y remarcó que “la posibilidad de tener una laptop hace que todos los egresados cuenten con la experiencia de haber tenido contacto con una computadora”.