T 25° | ST 25° Aeroparque Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Innovación - nota

Invernadera, para cultivar alimentos con la heladera

Conocé "Invernadera", un desarrollo argentino que se anexa a la heladera y permite cultivar alimentos de manera convencional y también con la técnica hidropónica. Hablamos con su creador, el Arquitecto Patricio Hatrick.

Por Matilde Moyano

En esta nueva era de arquitectura eficiente, nos encontramos con “Invernadera”, una innovación argentina que apuesta por la producción sustentable de alimentos y al ahorro energético.

Se trata de un desarrollo cuyo diseño permite el cultivo convencional, así como también la hidroponia, es decir, el método de cultivo que prescinde de tierra, ya que las plantas obtienen los nutrientes necesarios a través de una solución mineral que se disuelve en el agua de riego.

Invernadera es una estantería con bandejas de chapa en donde se colocan los cultivos, que cuenta con un fuelle plástico para permitir la unión con la parte trasera de la heladera. La idea es tener un pequeño jardín en la cocina de cada casa, expresó el Arquitecto Patricio Hatrick (UNLP) en comunicación con El Federal, quien se especializa en el diseño de viviendas, pero decidió crear este proyecto tras notar que “había una dificultad en las cocinas para esconder la parte de atrás de las heladeras”, ya que no queda lindo a la vista (sobre todo en las llamadas “islas” con las que cuentan algunas cocinas, donde los diseñadores deben ocuparse de plantear objetos o muros que escondan la parte posterior de las heladeras).

Así es como Hatrick creó “un artefacto que se anexa a la heladera existente y genera un microclima utilizando el calor del motor. Tiene unos ventiladores que hacen que el calor vaya circulando y recorra todos los estantes, lo cual genera un mejor clima para las plantas”, explicó el arquitecto.

Invernadera” cuenta con una puerta de vidrio templado. Dos coolers en la tapa superior son los responsables de la circulación del aire. Con respecto a la necesidad indispensable de luz, el diseño del proyecto posee en sus vértices cuatro columnas lumínicas con luz violeta que es extremadamente eficiente, una mezcla de luz roja y azul que suplantan la luz solar. Además, el sistema eléctrico cuenta con un timer que apaga la luz durante la noche.

A la hora de desarrollar este proyecto que viene a darnos la posibilidad de cultivar de manera eficiente nuestros propios alimentos, si bien la idea inicial fue solucionar el problema del diseño de la heladera, el foco se puso después en los beneficios de contar con una huerta en nuestra cocina, y también en la cuestión ecológica, ya que con la incorporación de este artefacto, que cuenta con ventilación, se contribuye al ahorro de energía”: La Invernadera hace que el motor de la heladera y su serpentín funcionen mejor que cuando está apoyada contra la pared.

Además, a Hatrick le pareció importante que este desarrollo contribuya a familiarizarnos con la acción de cultivar nuestros propios alimentos, sobre todo para que los chicos puedan conocer de dónde vienen estos y los vean crecer.

Si bien este proyecto obtuvo una mención en Innovar, la feria nacional de innovaciones, aún es un prototipo y actualmente se encuentra a la espera de una inversión que posibilite su fabricación a nivel industrial.