Oriunda de Córdoba, Sandra Díaz es investigadora superior del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) en el Instituto Multidisciplinario de Biología Vegetal y cuenta con una larga trayectoria en el campo de la ecología vegetal.

La investigadora “combina estos estudios con el trabajo interdisciplinario sobre cómo las diferentes sociedades valoran y reconfiguran las comunidades y los ecosistemas biológicos”, según indica un comunicado el Centro Científico Tecnológico de Conicet Córdoba.

Díaz tuvo “un papel protagónico en el desarrollo teórico y la implementación práctica del concepto de diversidad funcional, sus efectos sobre las propiedades ecosistémicas y su importancia social”.

La investigadora cordobesa así ingresó a la Royal Society de Londres, considerada “una de las instituciones científicas más antiguas y prestigiosas del mundo”, agregó el organismo argentino.

Dentro de la vasta trayectoria de Díaz se destaca como profesora titular de Ecología de Comunidades y Ecosistemas en la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la Universidad Nacional de Córdoba, y como fundadora de “Núcleo DiverSus” sobre Diversidad y Sostenibilidad.

Por otra parte, también fue mencionada por la revista Nature, en 2018, como uno de los cinco “científicos to watch” (para mirar) en 2019 por coliderar el Informe Global de la Plataforma Intergubernamental sobre Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos (Ipbes).

El Conicet explicó que el Ipbes es un panel que congrega a más de 150 científicos de todo el mundo y provee a los responsables de diseñar políticas evaluaciones científicas objetivas acerca de la biodiversidad, los ecosistemas y las contribuciones de éstos a la humanidad, así como herramientas y métodos para protegerlos y utilizarlos de manera sustentable.