Un ‘concentrador óptico solar térmico’ capaz de abastecer de energía eléctrica a pequeñas ciudades, industrias, viviendas y escuelas rurales, fue creado en nuestro país.

Se trata de un proyecto perteneciente a un grupo de investigadores de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), quienes ya realizaron con éxito la primera prueba del prototipo de este invento que representa un gran paso en la generación de energías renovables.

Desarrollado en el Laboratorio de Óptica de la Facultad de Ciencias Astronómicas y de Geofísicas de la UNLP, este prototipo de concentradores parabólicos transforma la energía solar en mecánica, y esta última en eléctrica.

Durante los últimos días de septiembre el concentrador de diez metros cuadrados de área y cuatro de diámetro, terminó de ensamblarse en la sede de la unidad académica y luego se realizaron las pruebas piloto, que demostraron que funciona a la perfección y dentro de los parámetros esperados y pensados.

Basado en el diseño de sistemas de torres solares, un campo de espejos denominados heliostatos se ubican en torno a una torre de 100 metros de altura. Los heliostatos siguen la trayectoria del sol y proyectan sobre la torre la energía recogida en el campo. Como fluido de transporte térmico se utilizan sales o aceites.

Los estudios para este proyecto comenzaron a realizarse hace cinco años cuando la UNLP firmó un convenio con la Plataforma Solar de Almería, España, que es el mayor centro de investigación, desarrollo y ensayos de Europa, dedicado a las tecnologías solares de concentración.

Luis Martorelli, el director del Laboratorio de Óptica, indicó a Télam que “Una de nuestras metas a futuro es poder construir el concentrador con materiales nacionales y poderlo instalar en alguna pequeña población del norte del país”. Los vínculos con la Plataforma de Almería representan una alianza estratégica “para avanzar en el camino hacia una matriz energética amplia y definida en energía solar de concentración”.