La bebida fue elaborada con quínoa orgánica producida por pequeños y medianos agricultores familiares de los diferentes valles sanjuaninos, una variedad desarrollada por técnicos del Insituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) de San Juan.

El proyecto fue cristalizado a través de un consorcio entre el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) y las Universidades Nacionales de La Plata, Lanús, Luján y Quilmes.

Los científicos desarrollaron así “la fórmula de un alimento bebible a base de proteína vegetal (quínoa), inédito en el mercado argentino”, indicó el Conicet. La bebida fue premiada en el concurso nacional “Innovar” y ahora se realizó la presentación antes de su salida al mercado.

El objetivo de “Biba”, es “motorizar el consumo de alimentos bebibles de origen vegetal en el mercado interno, y al mismo tiempo fomentar la exportación al Mercosur y al resto del mundo”.