La policía de la ciudad cordobesa de Villa María investiga la muerte de una mujer de 37 años que habría ocurrido por combinar un medicamento que tomaba con el anestésico que le aplicaron para practicarse un tatuaje.
La mujer, llamada Cristina Pagnone, falleció en horas de la tarde en el Hospital Pasteur de esa población que dista 150 kilómetros de la capital provincial, donde fue trasladada cuando, tras retornar a su hogar, se sintió mal y se descompuso.
Un servicio de emergencia la trasladó hacia el hospital, pero los esfuerzos por salvarle la vida resultaron infructuosos.
 
La fallecida estaba tomando una medicación por cuestiones de salud y se trata de establecer si la confluencia de este medicamento con un anestésico que le aplicaron para hacerse un tatuaje, fue el desencadenante del deceso.
El caso, en principio caratulado como “muerte de etiología dudosa”, quedó a cargo del fiscal de feria de Villa María, Walter Gesino.